Las imágenes de un edificio colapsado en Tacaná, San Marcos, inundaron las redes sociales porque el daño además de evidente, reflejaba los efectos del terremoto del jueves y cómo afectó el suroccidente del país.

“Edificio K-Sa Blanca” o solo como “Casa Blanca”, es conocida la construcción que se doblegó en segundos con el momiviento telúrico de 7.7 grados en la escala de Ritcher y que duró 1 minuto con 33 segundos.

El inmueble, de cinco niveles, resalta en Tacaná, pero no es la único. De este lugar han salido centenares de guatemaltecos que ahora viven en Estados Unidos y han invertido en grandes construcciones, indica una autoridad municipal.

El municipio se encuentra a 28 kilómetros de la frontera con Chiapas, México. Tiene dos pasos hacia aquel país para comunicarse con Mazapa y con Motozintla. El cruce hacia ambos territorios es frecuente por los lugareños y también por extranjeros que buscan llegar a la Unión Americana.

Solo daños materiales

La “K-Sa Blanca” tiene 21 metros de frente por 16 de fondo, por eso se ve imponente frente a las viviendas. En el edificio funcionaban oficinas de abogados y también vivía una familia.

El primer nivel, el parqueo, no soportó el terremoto y bajo sus escombros quedaron varios vehículos, pero los habitantes, que dormían en el tercer piso, salieron ilesos, aunque conmocionados por las pérdidas materiales de ellos y de otros vecinos.

Un día después del terremoto, elementos del Ejército empezaron a retirar los escombros y algunas pertenencias de los inquilinos y propietarios. Sin duda la demolición llevará algunas semanas, pero el recuerdo de la “Casa Blaca” quedará grabado para siempre.

Te puede interesar:

En menos de 24 horas, invaden otra finca en el Valle del Polochic