Solo 25 de 158 diputados aprobaron que Jimmy Morales perdiera su inmunidad. Los números no sorprendieron pues desde que la pesquisidora recibió el expediente, la balanza siempre estuvo a favor del mandatario. Nunca hubo intención de dejarlo solo.

¿Qué motivó a los diputados? Algunos consideran que al favorecer a Morales se aseguraron un as bajo la manga para influir en la discusión del proyecto de presupuesto 2017 y en la elección de la nueva Junta Directiva del Congreso.

El oficialismo junto a Movimiento Reformador (MR), Alianza Ciudadana (AC) y TODOS tienen los números para definir ambos temas. Suman 82 votos. “Se dice que estas cuatro agrupaciones ya tienen los nombres para dirigir el Congreso”, asegura un diputado fuera de grabación.

La votación parece dar la razón. De los 25 diputados que votaron a favor solo uno es de MR y tres de TODOS. No figura nadie de AC y menos del oficialismo.

¿El principal motivo?

El presupuesto y la Junta Directiva no fueron los únicos motivos. Hay una razón de mayor peso y es el mensaje que desean enviar al Ministerio Público y a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. “Hay muchos diputados incómodos con las investigaciones y no quieren ser perseguidos”, asegura un diputado.

El mismo Mario Taracena de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) reconoce que hubo conflicto a lo interno de su agrupación y por eso dieron libertad en el voto. “Hubo un agarrón interno y como Salomón dije: que sea libre el voto para no pelear”, y no descartó que la denuncia que pesa sobre Orlando Blanco por financiamiento electoral ilícito haya influido.

Para otros diputados también influyó que el informe fuera presentado con varios errores.

El informe

El documento no fue claro. Por un lado decía que el mandatario no tenía responsabilidad en las contribuciones al partido, pero sí al no presentar los informes al Tribunal Supremo Electoral, solo por esta razón recomendaron retirarle la inmunidad.

El presidente de la pesquisidora Julio Ixcamey brindó conferencia para explicar la decisión, pero lo hizo solo. Ningún integrante de la comisión lo acompañó.

Durante la sesión el tema fue incluido en la agenda. Los diputados no tuvieron los 105 votos para quitarle la inmunidad pero tampoco para rechazarlo. Por tal razón, el expediente se archivó. Pero queda la posibilidad de que algún diputado regrese el tema al pleno, aunque tal escenario es poco probable.

Lo que si es un hecho, es que Jimmy Morales respira tranquilo. Ya dio el primer paso y fue pronunciarse en sus redes sociales. “Mi silencio durante estos días ha sido un mensaje de no injerencia a nuestras instituciones. El respeto al Estado de Derecho, a la Democracia y al Pueblo de Guatemala, a quien me debo y por quien trabajo día a día, es mi deber”, escribió.