El diputado Orlando Blanco, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) participó el viernes en la sesión del Congreso de la República donde se dio marcha atrás a las reformas al Código Penal. Además, fue retenido hasta la medianoche por un grupo de manifestantes molestos por el comportamiento de los parlamentarios.

Al día siguiente, el parlamentario decidió relajarse en uno de los mejores hoteles de la Ciudad Colonial.

Llegó por la tarde del sábado al Hotel Soleil Antigua, ubicado en la carretera que conduce a Ciudad Vieja. Entre otros servicios, el hotel cuenta con un Thai Spa, una piscina semi olímpica, dos climatizadas, tres canchas de tenis, un gimnasio equipado, sauna húmedo y seco y restaurantes. Así consta en la página web.

Su estancia, sin embargo, fue corta. Horas después de llegar al lujoso hotel, lo abandonó. En las redes sociales se rumoró que “muy gentilmente” le habían pedido que se retirara. Esto porque se había decidido no brindarle servicio, debido a que varios negocios de la Antigua se unieron para protestar, de esa forma, contra el actuar de los parlamentarios.

El hotel confirmó que Blanco llegó por la tarde y que tiempo después se retiró. Sin embargo, fueron enfáticos en afirmar que ellos no le pidieron que se marchara.

En las redes circula una fotografía, supuestamente del congresista, vistiendo una pantaloneta negra y gorra oscura. No obstante, no se pudo confirmar que la imagen corresponda a su visita el hotel. Se llamó a Blanco para conocer su opinión, pero no contestó su teléfono personal.

Esta fue la fotografía que circuló en las redes sociales; sin embargo, no se pudo corroborar si corresponde a su estancia en el hotel.