El compromiso por hacer un mejor país por medio de la infraestructura vial sirva para el desarrollo del país es el reto mayor en el Encuentro Nacional de Empresarios 2017 celebrado este jueves.

Las carreteras no son solo piedra y asfalto. Las carreteras son vida y por tanto el poder de conectar, educar y proteger a la familia es vital, dijo el organizador de ENADE 2017 Juan Carlos Paiz.

Junto con la crisis de los sistemas democráticos tenemos el problema del colapso de los sistemas de salud, educación. Debemos hacer un ENADE diferente y queremos proponer un sistema más disruptivo, más difícil y por ende más importante, dijo Paiz.

Esto no es un problema de dinero sino de falta de leyes y la creación de un marco transparente y legal. El resultado de no haber seguido este camino es que ahora priva la arrogancia y le echamos la culpa a aquellos grupos que no piensan como nosotros.

“Proponemos un abordaje de la realidad y para ellos se debe dialogar con la ciudadanía para construir un proceso para que podamos cambiar el marco legal que se necesita y no podemos permitir que los alimentos cuesten más caros, dijo Paiz.

Combate a la corrupción

Por su parte el presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras Antonio Malouf resaltó lo necesario que es combatir la corrupción ya que este modelo destruyó la infraestructura del país en los últimos 8 o 9 años.

Así mismo Malouf hizo un llamado al Ministerio de Comunicaciones e Infraestructura y Vivienda para que salga de su letargo y se pusiera a trabajar.

Agregó que el problema de las carreteras no es un problema ideológico o exclusivamente de los empresarios. Es un tema de todos subrayó. Necesitamos que las carreteras no sean producto de un clientelismo porque deben ser construidas con una visión estratégica.

Mantengamos viva la discusión. El problema de las carreteras tiene que ser mayor de 4 años. Debe trascender gobiernos, pedía a todos los sectores el consultor  Carlos Colom.