Venezuela vota el domingo en una elección de gobernadores y alcaldes rodeada de dudas por acciones que hacen pensar en un intento por favorecer al régimen de Nicolás Maduro.

Al última hora hubo cambio de mesas, lo que supone problemas para los venezolanos para lograr que no acudan a las urnas, según denuncias de la oposición.

Estos cambios de los sitios para votar afectan a unos 700 mil venezolanos y por ello se ha creado cierta confusión y generado rechazo contra las autoridades.

Justifican medida

Socorro Hernández, funcionaria del Consejo Nacional Electoral, dijo este viernes que ya no habrá más reubiciones.

Añadió que los cambios responden a una estrategia del gobierno para evitar aquellos sitios considerados de alta peligrosidad.

La importancia de estas elecciones es que el régimen de Chavista de Nicolás Maduro podría perder el control en 15 de las 20 gobernaciones en disputa.

Será un termómetro para medir el rechazo generalizado contra el gobierno que ha tomado decisiones de una dictadura.

Las protestas en Venezuela dejaron más de 150 muertos.

Busca mejorar imagen tras la represión

Nicolás Maduro intenta enviar mensajes de un nuevo régimen con estas elecciones, tras las protestas que dejaron unos 150 muertos.

El gobierno venezolano teme sanciones drásticas de la Unión Europea y por ello desea enviar un mensaje de una democracia que no existe.

En 2018 hay elecciones presidenciales y si esta vez pierde, será un anticipio a los comicios que vendrán el otro año.

Maduro busca anticiparse a su debacle y también evitar una mayor crisis económica porque ello se volverá contra su gobierno en las elecciones.

Este año la inflación en Venezuela rondará los 2 mil por ciento, lo cual da una imagen del deterioro económico de esa nación.