El juez Miguel Ángel Gálvez sigue argumentando antes de dar a conocer los nombres de quiénes serán enviados a juicio por el caso La Línea.

Pero las constantes interrupciones lo molestaron y  les dijo a los sindicados. “He sigo bastante amplio, me interrumpen  y luego hacen muecas… sino los voy a meter a todos en la carceleta que para eso es”.

A partir del miércoles a las dos de la tarde, el juzgador inició la expsición donde intenta armar el rompecabezas del caso La Línea.

Uno de sus objetivos es vincular todos los hechos con el testimonio de los colaboradores eficaces, las grabaciones y las relaciones entre los acusados.

Defensores piden detalles

Gálvez respondió así tras varias peticiones de los abogados de los sindicados que piden datos al juez en relación con su exposición.

Por ejemplo, le solicitaron que calculara el monto que dejó de percibir el Estado por los casos donde se pagaron sobornos.

“Ahí me hacen el favor de hacer silencio”, les dijo en una ocasión.

Ya no los deja hablar

“Señor juez yo quiero hacer una protesta”, dijo otra de las abogadas.

“Déjeme licenciada, cuando ustedes están hablando yo no los interrumpo. Cómo me van a estar interrumpiendo”, subrayó el juzgador.

“Hágame el favor. Mire licenciada, he sido paciente y respetuoso”, insistió Gálvez.

En la mañana, el abogado Cesar Calderón tuvo un fuerte alegato con un agente de seguridad que lo iba a registrar al ingresar en la sala de audiencias.

Es “acusación paralela”, dicen defensores

Otro incidente se registró luego que los abogados se unieron para mantener un frente contra el juez Miguel Ángel Gálvez mediante nuevos recursos legales.

Protestaron porque aseguran que el juez está usando o basando su argumentación en evidencia que no fue incluida en el proceso.

  • Te sugerimos leer:

Claudia Méndez dejó este mensaje al salir de la audiencia