Luego del enredo legal y de corrupción entre TCB, TCQ, APM Terminals y el gobierno de Guatemala, este martes se celebró la reinauguración de APM Terminals Quetzal. Es así que con un ejemplo de eficiencia y buena logística para el despacho de las mercancías que llegan a la terminal de contenedores, se intentará dejar la polémica atrás.

Según datos de la terminal, “ahora se reduce de 6 horas a 35 minutos el tiempo que los vehículos de carga y pasan dentro de la terminal. Ahora se podrán recibir buques de mayor tamaño y con más carga“, expresó Henrik Pedersen Vicepresidente Comercial de APM Terminals.

Dentro de los planes de inversión que APM tiene para el 2018 es que se puedan recibir 260 buques de los 103 que recibieron este año. También se tiene contemplada la instalación de una tercer grúa la cual tendrá un costo de US$15 millones. Hasta el momento, hay dos que están en su capacidad total y mantienen un ritmo de despacho acelerado.

Autoridades satisfechas

Para el presidente de Cacif Antonio Malouf, con la salida de los productos del país de una forma rápida se reducirán los costos para exportadores y por consiguiente al consumidor.

“Bajar costos ayudará a la competitividad del país. El año pasado se perdieron 14 mil horas de espera en los barcos que están haciendo cola en el Puerto Quetzal y, esta espera que tuvo un costo de US$15 millones en un año; ahora bajará dramáticamente”, explicó Malouf.

Para el Superintendente de Administración Tributaria Juan Francisco Solórzano Foppa, la APM Terminals Quetzal logró una recaudación de Q86 millones en octubre.

Según estimaciones del Henrik Pedersen la empresa espera generar más empleo y para ello invertirá en 19 años más US$145 millones así como otros programas de cooperación con la Municipalidad de San José que tienen un valor de  inversión de US$500 mil. Hasta este momento hay 140 trabajadores en la terminal y se esperan más contrataciones. También está en planes delimitar una zona franca.

Una futura inversión

APM Terminals continúa en su demanda legal a TCB por el fuerte caso de corrupción que involucró a los mandatarios guatemaltecos y a funcionarios de la anterior administración por los sobornos pagados para adquirir la concesión.

Aún estaba pendiente la compra de equipo de Rayos X como parte de los acuerdos de transparencia y ética. A esto se habían comprometido los directivos en los acuerdos alcanzados con APM Terminals.

Al consultarle al Director Gabriel Corrales, director general de APM Terminals Quetzal sobre la adquisición del equipo su respuesta fue: “Tenemos contemplada esa inversión para el futuro”.

También puede leer:

Jóvenes guatemaltecos entrenarán en Ciudad Real Madrid