marihuana-droga-legal

Las calles de San Francisco siempre han olido a marihuana. Aunque vale la pena señalar que la ciudad no parece haberse vuelto mucho más apestosa en ese aspecto desde Año Nuevo, cuando entró en vigor una ley aprobada por votantes en 2016 para legalizar el uso recreativo de la marihuana en California.

La razón es obvia: ya nadie fuma marihuana. Todos la inhalan con cigarrillos electrónicos o vaporizadores, la vaporean. O la están comiendo, bebiendo, sorbiendo, chupando en pastillas, masticando en chicles, untando como crema o se están aplicando una gota o dos de tintura impregnada de cannabis bajo la lengua, donde son absorbidas por la arteria sublingual y, en cuestión de minutos, uno queda puesto de manera privada, inodora e invisible.

Estas son algunas de las invenciones de un conjunto cada vez más sofisticado de empresas emergentes de marihuana, las cuales argumentan que llevando a la industria más allá del humo pueden hacer que el cannabis sea conveniente y ubicuo: la droga del futuro y la siguiente gran bonanza.

Legal y recreativa

En Estados Unidos, ocho estados y el Distrito de Columbia han legalizado el uso recreativo de la marihuana, y su uso medicinal es legal en 29 estados. La droga sigue siendo ilegal bajo la ley federal y el Departamento de Justicia ha dado muestras de que pretende aplicar medidas enérgicas contra los negocios.

Sin embargo, el crecimiento de la industria legal del cannabis sigue superando hasta las expectativas de sus más grandes impulsores:

los clientes de Estados Unidos gastarán más de 10.000 millones de dólares en marihuana legal en 2018 y casi 23.000 millones para 2021,

según proyecciones de ArcView Group, una firma de investigación e inversiones enfocada en el cannabis.

Las empresas emergentes de la industria dicen que ese crecimiento ha sido impulsado por algo sencillo: el humilde porro hecho a mano estaba frenando el avance de la marihuana.

Mientras que, libres del humo y su parafernalia, los nuevos métodos de suministro —sobre todo los vaporizadores portátiles— están transformando la imagen y la utilidad del cannabis. Con ello ha llegado una clientela más generalizada.

En el nuevo mercado en apogeo, las empresas emergentes están reinventando la imagen de la marihuana: de una droga para “fumados perezosos” a una de “bienestar”. Es un remedio universal para una sociedad ansiosa y aturdida por la tecnología, un bálsamo para todos los padecimientos, un ungüento para todos los estados de ánimo; es como si el ibuprofeno se mezclara con una copa de vino tinto rebajada con un poco de antidepresivos y un toque del gurú Deepak Chopra.

Lee la nota completa: Adiós al porro: la industria de la marihuana apuesta por la tecnología

Lee también

¿Tampoco te crece la barba?, acompáñame a leer esta triste historia

Así era el bus del Liceo Javier (pero en la tarde)