Las coles nos inspiran para preparar deliciosos platillos. Existen primordialmente dos tipos de la col: el repollo de hojas firmes y lisas de un colorido blanco, amarillo, verde claro y la lombarda o morado y la col verde de hojas rugosas y verdes oscuras.

El repollo blanco es común incluirlo en los escabeches o en el encurtido con otros vegetales cortados y la infaltable remolacha que le da ese colorido especial.  Pero permite prepararse de una y mil maneras como un sofrito  de  cebollas en medias lunas, cubos de güisquil, maíz dulce, repollo en juliana  tomate en cubos , culantro finamente picado, condimentado  condimentado con sal, pimienta, orégano, comino y laurel.

Aunque, está la col china con un parecido semejante a una lechuga romana grande y un sabor delicado a mostaza.  Se come cruda combinada con zanahoria en juliana, cebolla en medias lunas, arvejas, apio picado  y chile pimiento en bastones, delicadamente perfumada con una vinagreta preparada con vinagre balsámico, aceite de oliva, perejil finamente picado, sal y pimienta; pero puede prepararse a la plancha, a la parrilla o al vapor en rollos con rellenos diversos.

Otra variante es la col o repollito de Bruselas a diferencia del resto de las coles, siempre se deberá cocinar. Al seleccionarlas, deberán estar firmes, pequeños y de tamaño similar para cocinar de forma pareja. Se les retira las hojas externas, se les retira el tronco externo y se lavan con agua con un chorrito de vinagre. Para cocinarlas, hierva en agua  con sal, teniendo cuidado que queden al dente.

Podrá blanquear primero en agua hirviendo por 5 minutos, escurra y hierva después por 10 minutos más para que guarden un sabor más agradable. Retire inmediatamente  del agua de la cocción para que conserven su color verde intenso. Simplemente derrita mantequilla, sofría puerro en rodajas, ajo, agregue las coles, chile pimiento en bastones, condimente con sal y pimienta.

Unas pequeñas reglas al momento de adquirir las coles: el peso deberá ser mayor en proporción a su tamaño. Lucir un color intenso, estar firmes y sus hojas crujientes al tacto. Consuma en breve porque se echan a perder rápidamente.

Antes de preparar, retire la base y las hojas gruesas.  Podrá colocar una rebanada de pan al agua de la cocción para contrarrestar su olor intenso.

En esta ocasión les comparto una receta de repollo relleno de champiñones como  una opción vegetariana.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 8 hojas grandes  de repollo
  • ½ taza arroz crudo
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de cebolla
  • 2 tazas de champiñones
  • 1 rama de perejil
  • Sal y pimienta al gusto
  • 5 tomates
  • 1 taza de  caldo de vegetales
  • 1 cucharada de puré de tomate
  • ¼ cucharadita de orégano

Preparación

Blanquear en  agua hirviendo las hojas del repollo para que se suavicen.

Remojar el arroz por 15 minutos y escurrir.

Sofreír en 1 cucharada de aceite , la cebolla finamente picada, arroz, champiñones en lascas, perejil picado. Condimentar con sal y pimienta al gusto.

Colocar el relleno en cada hoja de repollo y envolver como paquetitos.

En una olla calentar el aceite.

Agregar el tomate cortado en cubos

Verter el tomate licuado y el caldo de verduras

Incorporar el puré de tomate.

Condimentar con sal, pimienta y orégano.

Colocar los repollos rellenos dentro de la olla, tapar y cocinar a fuego lento por media hora, para que se cocine bien el arroz.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo