Es inconcebible que la desfachatez de una persona que se hace llamar Procurador de los Derechos Humanos llegue a un nivel de burla para el pueblo de Guatemala.

Dejemos por un lado la idea del fanatismo religioso y dejemos por un lado el fanatismo político, simplemente abramos los ojos y démonos cuenta de las faltas de respeto que ha generado este famoso y ambiguo personaje en contra del pueblo de Guatemala,

– Primero: anteponer los intereses de un grupo de delincuentes que lo único que han generado en las familias guatemaltecas es dolor y angustia, tal es el caso de los privados de la libertad (mareros).
– Segundo: defender los intereses de otro grupo de delincuentes que se han encargado a la invasión de propiedades y fincas en el norte del país a tal grado de secuestrar a los mismos trabajadores de las fincas y amenazarlos de muerte.
– Tercero: ver que un 35 % de su gestión se la ha pasado viajando y no precisamente a lugares afectados por la violación de los Derechos Humanos sino a su ciudad natal Quetzaltenango, dando como resultado que el 71% de del aumento que se hizo del presupuesto a esta cartera este siendo gastado en viáticos y asesores con sueldos arriba de Q30 mil quetzales.
– Cuarto: convertir la PDH en una institución plagada de familiares de magistrados de la Corte de Constitucionalidad trabajando bajo sus servicios tal es el caso de la esposa de Francisco de Mata Vela, la Señora Dora Luvia Ruiz Mendez de de Mata y si con esto les queda alguna duda también podemos mencionar el caso de la hija de Nery Rodenas de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado quien actualmente se desempeña laborando en la PDH, la Señora Cristel Arabella Rodenas Figueroa.
– Quinto: a pesar de ser el último pero no el menos importante vamos a mencionar la burla que este nefasto PDH hizo ante un pueblo indignado el cual a pesar de tener diferentes creencias y diferentes puntos de vista ante el combate de la corrupción se unieron para pedir la destitución de un personaje inepto, mediocre y estulto que se atrevió a pasearse un jueves, vestido de traje y corbata para apoyar una manifestación que en vez de manifestar se dedico a lanzar una serie de faltas de respeto ante la religión.

Pueblo de Guatemala en verdad, ¿es justo tener a una persona como estas a cargo de nuestros derechos?

Sencillamente considero que NO y mucho menos si sabemos de antemano que esta lacra perteneció a un grupo guerrillero que hasta la fecha no ha traído nada bueno a nuestro país. Es necesario que el Congreso de la República que fue quien lo nombró por alguna razón tonta e inescrupulosa lo destituya del cargo inmediatamente, como lo mencione anteriormente dejando a un lado el fanatismo político, esto debido a que no podemos mantener a un ignorante de todo derecho ante una institución que para velar por los Derechos Humanos no vea color, raza o estatus social, sino simplemente lo haga de manera imparcial.

Cuantas madres angustiadas, cuantas hijas angustiadas, cuantas hermanas angustiadas, cuantas niñas angustiadas y cuantas esposas angustiadas han sufrido los embates de la violencia en Guatemala y cuantas de ellas han recibido algún apoyo por parte de este nefasto PDH, podemos decir que ninguna. Jordán Rodas en verdad deje las hipocresías y las ineptitudes por un lado y renuncie al cargo que le quedó demasiado grande para el tamaño de valores y principios que usted tiene.
Se jacta en decir que a esa manifestación usted iba en apoyo a las madres de las niñas del Hogar Seguro para darles apoyo, mi pregunta es apoyo ¿de qué? Si cuando ellas lo necesitaron en su momento mas critico usted brillo por su ausencia o ya se le olvido el tema de la niña que se fue a Estados Unidos para un tratamiento y que no la dejaban hablar con su mamá libremente sino únicamente por medio de un teléfono que controlaba la misma gente que trabajaba para usted, es eso un apoyo a las familias dolientes, ese el apoyo ofrecido de su parte, si es ese, gracias a Dios que no llegó a platicar con ellas y se quedo apoyando a una serie de mujeres sin escrúpulos ni valores, ni principios, ni la más mínima educación tanto así que lo pusieron en evidencia y en ridículo.

Para terminar también quiero hacerle ver al pueblo de Guatemala que no es posible que nuestros Derechos Humanos sean defendidos por una persona sin carácter ni pantalones ¿qué pasará en el momento que a este personaje un delincuente le grite o simplemente lo amenace? también saldrá corriendo a poner un amparo ante la Corte de Constitucionalidad como lo hizo ante la citación del Congreso de la República, por favor “señor” tenga el valor de afrontar con carácter sus actos y deje de esconderse bajo las faldas de un ente que democráticamente no es nadie ya que sus magistrados no son ni electos por el pueblo, ojala tuviera un poco del carácter que demostró la misma Señora Jovel ante la interpelación que le hicieron aun siendo una Dama.

Simplemente en la historia quedo marcado que un “valiente” guerrillero que era PDH le tuvo miedo a una interpelación de unos diputados que para él según sus declaraciones son unos corruptos osea les tuvo miedo en palabras más exactas.

En conclusión, nuestro PDH es un ridículo y cobarde guerrillero que no vela por los derechos de nadie mas que los de los que le convienen.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo