Cada administración del aeropuerto internacional “La Aurora” ha destacado por ciertas metidas de pata.   Es verdad que en el pasado había goteras que espero ya estén reparadas.  También se tenía un gran equipo de aire acondicionado que no funcionaba y ahora ya funciona.  Tomo tiempo, críticas y muchos comentarios en redes sociales y periódicos.

Pues bien, ahora que esos detalles ya funcionan aparece otra metida de pata.  Resulta que a alguien se le ocurrió colocar bolardos de concreto en el área destinada para dejar pasajeros y también en el área destinada para recogerlos.  Brillante idea.

El aeropuerto fue diseñado para que en el área para dejar pasajeros pudieran estacionarse los vehículos a ambos lados de los tres carriles que existen, dejando el del medio libre para la circulación.  No debe tomar mucho tiempo estacionarse y que el pasajero se baje y a la vez baje sus maletas.  Ciertamente algunos choferes se quedaban ahí estacionados lo cual era y debe ser sancionado por la policía del lugar.  Pero de ahí a colocar bolardos para que ya no se puedan estacionar los autos es lo más ridículo que he visto en un aeropuerto.

En el caso de la salida de pasajeros que arriban al país, originalmente el aeropuerto fue diseñado con 6 carriles.  Desde hace algún tiempo, uno de ellos, equivocadamente, se destinó a la gente que espera a los viajeros.  De tajo se eliminaron 3 de esos 6 carriles por este grave error.  Los pasajeros deberían esperar dentro de la zona techada y no en los carriles que se cerraron.  De esta manera, quienes recogen a los pasajeros pueden circular más fácilmente y hay más espacio para que los vehículos pueda parar, subir las maletas y recoger al recién llegado.  Pero recientemente, los 3 carriles que quedaban para este propósito fueron reducidos a uno sólo ya que colocaron los bolardos en dos de ellos.  Así ya no se puede parar uno a recoger a los pasajeros.  Se ha vuelto incómodo y no hay razón de ser.  ¡Ah!, ¿No hay razón?

Siendo mal pensado, se me ocurre que el único propósito de estos bolardos es forzar a los vehículos a entrar al estacionamiento del aeropuerto.  Así el aeropuerto tiene un ingreso adicional.  Pero no quiero ser mal pensado y no quiero decir que esto sea así.  ¿Usted qué cree?

Tenemos un aeropuerto bonito, pero nosotros mismos lo hacemos disfuncional debido a las brillantes ideas que se nos ocurren.  Espero que pronto quiten estos bolardos y restituyan todas las áreas que fueron diseñadas originalmente para que los pasajeros puedan llegar al aeropuerto y puedan ser recogidos en el mismo con la mayor facilidad posible.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo