Versión Deluxe es el blog de música de Luis Fernando Alejos y República.  

Aunque mi pasión solo se inclina a la música, no me resulta difícil de entender lo seguido que nos congregamos los fans y los hinchas en un estadio. Hoy escribo acerca de un concierto legendario para mí, que tuvo lugar en el estadio Giuseppe Meazza o San Siro. Ubicado en la zona del mismo nombre en el oeste de Milán, recibió inicialmente el nombre Nuovo Stadio Calcistico San Siro.

En una entrevista publicada en 2007, cuando le preguntaron a Laura Pausini “¿cómo es cantar en un estadio de fútbol ante 70 mil personas?”, respondió: “Te puede parecer absurdo pero, para mí, en cuanto a emoción, es la más grande que yo he vivido hasta ahora; aunque en cuanto a cantar y sentirme bien, cómoda y feliz, es idéntico a cuando canto bajo la ducha. La dicha de cantar es igual”.

La dicha que me produce escuchar a Laura, además de verla en un DVD como Laura Pausini: San Siro 2007, es vasta. De tres grandes figuras de la música italiana contemporánea: Eros Ramazzotti, Tiziano Ferro y Laura Pausini, esta última intérprete es mi enorme pendiente de ver en concierto.

Si pudiera regresar en el tiempo, me ubicaría hace 11 años en ese mismo estadio, bajo una lluvia que no la hizo entregarse con menos pasión, ni con una sonrisa menos sincera.

 

El repertorio está en italiano, más que todo, pero eso no le impediría a un público que no habla ese idioma, disfrutarlo igualmente. Hay versiones a las que incorpora español (“mi segunda lengua”, confiesa durante el concierto), como Víveme/Vivimi o las canta así enteras en castellano: Dispárame dispara, Y mi banda toca rock. Políglota, ella también demuestra su versatilidad al cantar en inglés (Surrender, La Isla Bonita, Mi Libre Canción) y portugués (Apaixonados como nois). Aun así, es la lengua italiana la estrella de esa noche, donde aparte de su extenso catálogo (Gente, La Solitudine, Incancellabile, La Prospettiva Di Me/Parlami) también se luce con las versiones italianas de Io Canto: Destinazione Paradiso, Favola, Scrivimi o Non me lo so spiegare (junto a Tiziano Ferro).

Es un regalo, un testamento, ese concierto. Desde su primer CD/DVD directo en París, también hallé un tesoro en sus coristas Barbara Zappamiglio y Roberta Grana, quienes reaparecen aquí. Son deidades que reflejan la presencia de Laura, a quien espero los dioses me permitan ver en concierto.

Mira el concierto completo aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=ygvyM89Ggu8&list=PLqwAKLos4GoqLKKOtlEtYUvStI_lFPeTi

Te sugerimos leer:

Adore, un antes y un después en la carrera de los Smashing Pumpkins