17° GUATEMALA
10/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Listados abiertos: una mayor representación en el congreso

María Inés Rivera
17 de agosto, 2018

Los listados abiertos son la base para una mejor representación ciudadana.

Muchos se preguntan ¿cómo lograr que nuestros diputados nos rindan mejores cuentas en su toma de decisiones? Una solución concreta son los listados abiertos.

¿La nueva era democrática?

Cuando se llevaron a cabo las primeras elecciones en Guatemala en 1985,  dio inició la era democrática.

Más de 2 millones de ciudadanos fueron llamados a las urnas para elegir Presidente, Vicepresidente, cien diputados al Congreso de la República y 327 alcaldes municipales. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Sin duda el inicio de una era cargada de esperanza representativa para los guatemaltecos.

Aún así, 33 años después del inicio de esta era, la mayoría de ciudadanos siguen sin sentirse representados por las personas que llegan al poder.

Y es el Congreso irónicamente el organismo más cercano a los ciudadanos, el que más nos debiera representar, pero es el que menos lo hace.

¿Por qué pasa esto? Muchas son las respuestas en estos 33 años de historia democrática.

Una razón radica en el mal diseño de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, específicamente las listas cerradas para elegir a los diputados que en teoría son quienes representan nuestros intereses.

¿Cómo funcionan los listados cerrados?

En el actual sistema electoral guatemalteco, el ciudadano realiza un voto poco representativo mediante lo que se conoce como listados cerradosEsto favorece al poder de los partidos políticos no al ciudadano en sí.

Con este tipo de listas los votantes no podemos mostrar preferencias sobre los candidatos como personas individuales. Los guatemaltecos únicamente pueden elegir dentro de una serie  de candidatos, en una lista armada y cerrada, teniendo poca decisión de quién los representará en el congreso.

Este tipo de listas es la causa de lo que conocemos como transfuguismo. Los diputados recurren a la práctica de cambiarse de partido político una vez electos, para permanecer más tiempo en el Congreso (pues les interesa estar en el partido con más cuota de poder, que no necesariamente es con el que entraron).

Este tipo de listados pone en manos de los partidos políticos la decisión clave de quién entra y quién no al Congreso. 

¿A quién rinde cuentas el diputado? 

Si los diputados no rinden cuentas a los ciudadanos de sus acciones entonces, ¿a quién deben su carrera política?

Con las listas cerradas la carrera política del candidato depende siempre del secretario general. El diputado debe rendir cuentas a los secretarios, no a sus votantes. 

Así el ciudadano no es capaz de castigar al político. El sistema electoral pierde su único fin de representar a los ciudadanos según la Ley electoral y de Partidos Políticos.

A los votantes les interesa la forma en que entran los diputados al poder, y a los diputados les interesa como permanecer dentro de él. Por ello se deben a los intereses de los secretarios generales.

Con listas cerradas los votantes no tienen capacidad de exigirle cuentas al diputado de sus acciones. Lo cual hace que este tenga lealtad al secretario general del partido y poco o nada hacia nosotros, quienes lo llevamos al poder.

Por ello la propuestas de mecanismos de elecciones que establecen conexiones más directas entre los candidatos y los votantes, provocan un incentivo a que los diputados electos de manera directa tengan mayores probabilidades de ser juzgados por los ciudadanos

Por el contrario mientras más distante sea esta relación entre votantes y diputados, menos responsabilidades tienen con nosotros. 

Entonces, ¿Cómo acercamos a los votantes y a los diputados?
Mediante el mecanismo de listas abiertas.

La solución de listados abiertos

Así los ciudadanos no solo eligen al partido que prefieren, sino a candidato favorito.

La elección de los postulantes está determinada entonces por las preferencias de los votantes y no por el orden en que aparezca en la lista.

Las listas abiertas permiten que los ciudadanos marquen su candidato preferido y así el diputado le rinda cuentas.

Una reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que proponga una apertura de los listados es necesaria.

Esto le daría un poder real al ciudadano.

Y sí, los guatemaltecos nos tendríamos que informar mucho más al momento de votar, pero esto además de ser un deber ciudadano, nos daría la oportunidad de ser verdaderamente representados y no dar poder a un secretario general a quien le importa poco o nada nuestros intereses.

Esto favorecería a los ciudadanos el poder castigar o premiar con el voto no solo a los partidos, sino también a políticos como individuos.

Con listados abiertos el ciudadano se vuelve dueño de la carrera política del candidato.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER