23° GUATEMALA
24/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Qué hay detrás de los bloqueos y exigencias de Codeca?

Codeca es un embuste, pues instrumentaliza genuinas preocupaciones de muchos ciudadanos para conseguir su cometido: alcanzar el poder que es una genuina aspiración, pero nunca a través de métodos ilegales o delictuosos.

Alejandro Palmieri
17 de noviembre, 2021

El lunes y martes de esta semana la organización campesina Codeca convocó a lo que ellos denominaron “Paro Plurinacional”. Consiste en el bloqueo de carreteras en varios puntos del país.

Eso sí, con algunas importantes diferencias, en especial en el número de personas y el impacto que tendría. Un representante de la organización mencionó la cifra de 80 mil participantes, pero las imágenes que vimos dan cuenta de una raquítica participación.

Llama la atención porque además de los integrantes de Codeca, se sabe que otras personas, en algunos puntos, se sumaron a los bloqueos. Se trató de grupos que coinciden con algunos de los reclamos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Así, el poder de convocatoria no se materializó como esperaban y el impacto social tampoco. El impacto económico para el país sí fue ostensible. Pero ello no le preocupa a Codeca, una organización que, por admisión de más de uno de sus líderes y representantes, hurta fluido eléctrico.

Roba energía, en términos coloquiales y por lo tanto, es una organización criminal. Por definición están en una asociación ilícita que constituye un delito en sí mismo.

Regresando a los bloqueos, se dieron (dicen ellos) a raíz del alza de la canasta básica, de la energía y combustibles, y por el estado de Sitio en El Estor, Izabal.

Además, durante los bloqueos se vio y escucharon consignas contra el gobierno exigiendo la renuncia del Presidente Alejandro Giammattei. Es importante abordar los temas por separado, para luego hacer un análisis de lo que ocurre.

Lo que Codeca llama el alto costo de la energía eléctrica engloba varios factores. Incluye el cobro de una tasa municipal (cada municipalidad la fija autónomamente) que en muchas ocasiones se fija de manera arbitraria y desproporcionada.

Eso ha hecho que la factura que les llega a los usuarios sea alta con respecto a su consumo. Amén que el costo de energía ha subido en todo el mundo por diversas razones, ajenas al gobierno o de los distribuidores, los que reciben el reclamo directamente.

Otro elemento de la “queja” es que la distribuidora es propiedad de un consorcio de entidades extranjeras. Codeca reclama que debiese ser, no solo nacional, sino que estatal.

Las razones para ello son más que evidentes, cuando se conocen los vínculos que hay entre esas organizaciones y sindicalistas del estado.

Acá es necesario apuntar que, en efecto, el servicio de las distribuidoras en el interior del país es deficiente. Además que su atención a las necesidades y quejas de sus usuarios es penosa.

La Comisión Nacional de Energía Eléctrica le ha impuesto sanciones importantes por ello. Pero no se han materializado ni atendido los problemas que las generaron. De todos modos el monto de sanción no es que vaya directamente a los usuarios, por lo que no se percibe en la población un beneficio directo de las sanciones.

Ese, el de la mala atención de las distribuidoras, es un problema que hay que solucionar de manera urgente.

Las distribuidoras, a su vez, se excusan de los abusos que cometen al decir que Codeca atenta contra su propiedad y empleados (lo cual es cierto) Y que, por ello, no pueden cobrar correctamente los consumos y las pérdidas son millonarias.

Esto último es tan cierto que se han conocido recibos de Codeca donde “cobran” la luz ellos y, por supuesto, lo hacen ilegalmente.

Eso les provee de una fuente constante, pero ilegal, de efectivo que usan para sus fines, entre los que está impulsar su partido político, el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP).

Sin desparpajo, se ufanan de que el MLP es el “brazo político” de la organización, con lo que confiesan que ese partido político, el MLP, se financia con fondos ilícitos.

El porqué no se ha procedido criminalmente contra Codeca puede irse explicando un poco luego de que la exfiscal General Thelma Aldana tuiteara justo el lunes, lo siguiente: “Por qué apoyo la lucha de Codeca en Guatemala?? Porque #yoElijoLaDignidad”.

Durante su gestión, su Secretaria General, Mayra Véliz, recibió y tuvo un lugar en la tarima de una manifestación que esa organización criminal hizo frente al MP.

El apoyo de Aldana entonces no quedaba claro. Pero hoy sí. Primero al endosar el voto que ella hubiese recibido hacia la candidata del MLP (Codeca). Segundo, lo más actual, el apoyo manifiesto en la red social que deja claro que protegió de persecución a los líderes de Codeca.

El Tribunal Supremo Electoral es otro asunto, pues debiese de proceder administrativamente y/o plantear las denuncias por financiamiento electoral ilícito, dada la confesión de los miembros de Codeca.

Pero esos temas, la energía, la canasta básica o el estado de Sitio si bien preocupaciones genuinas de muchos ciudadanos, las instrumentalizan para llevar agua a su molino. Las desafortunadas declaraciones del presidente Giammattei no dejan de tener algo de razón, pero viniendo de él y de la manera como las dijo, es fácil desecharlas.

Tienen razón aquellos que dicen que toda manifestación debe incomodar, si no, no tiene sentido, pero el tema es que Codeca incomoda a quienes dice defender: el pueblo.

Más que problema para el gobierno o las actividades productivas, el bloqueo de carreteras afecta a los trabajadores, comerciantes pequeños y medianos que no pueden perder los ingresos de un solo día. Los grandes, aunque afectados, pueden absorber el golpe y tratar de recuperar las pérdidas con el tiempo. Los pequeños y medianos, no.

Codeca es un embuste, pues instrumentaliza genuinas preocupaciones de muchos ciudadanos para conseguir su cometido: alcanzar el poder que es una genuina aspiración, pero nunca a través de métodos ilegales o delictuosos.

Codeca es una organización que realiza actos ilegales y es la génesis y la fuente de financiamiento del MLP y eso es algo que muchos comentaristas y periodistas pueden ver, pero el hartazgo ante un sistema que parece favorecer a políticos corruptos es caldo de cultivo para que, aunque puedan pensar que Codeca (y su brazo político, el MLP) podría traer un cambio y sí, pero ese cambio no será para bien.

De darse, será demasiado tarde para arrepentirse; si no, que se lo digan sus colegas de Ecuador cuando Correa fue tras la prensa. O que se lo digan sus colegas de Venezuela y Nicaragua. No se lo pueden decir sus colegas de Cuba, porque ahí ya no hay periodistas que puedan decir lo que piensan.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER