Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Mario Taracena, la personificación de la "vieja política"


 
Mario Taracena (Foto: redes sociales)
Alejandro Palmieri
01 de marzo, 2023

Mario Taracena Díaz-Sol es la personificación de la “vieja política”, no solo en tiempo, sino en forma también.  

Taracena ha sido diputado casi ininterrumpidamente desde 1984, cuando integró la Asamblea Nacional Constituyente.  Luego fue diputado al congreso de la República desde su salida de la ANC, hasta 1996.  Después de un período en el Parlamento Centroamericano, regresa al congreso en 2004 hasta el día de hoy.  De hecho, terminará su diputación el 14 de enero de 2024.  Así, habrá pasado exactamente 30 años en total, de diputado al congreso de la República.

Y ahí acabará -cuando menos por ahora- su carrera político electoral, pues se ha peleado con la agrupación política VOS, partido que ayudó a formar con sus excompañeros de la UNE que, a su vez, se pelearon con la lideresa de esa agrupación: Sandra Torres.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La trayectoria partidaria de Taracena da cuenta de la UCN, PAN, UNE y VOS, aunque como se dijo, ya no será candidato de este último partido porque, según él, lo traicionaron.  Sabrá él de eso, sin duda, habida cuenta de lo dicho anteriormente; su salto de un partido a otro, casi invariablemente, se debió a su conveniencia personal más que obedecer al interés nacional.  Cuando menos de la UNE salió peleando por, según Torres, la traición de Taracena y compañía.  Vieja política, pura y dura, en tiempo y forma.

Ahora que Taracena ya no será candidato, ahora que lo “traicionaron” ha salido en una campaña mediática a despotricar, aunque a modo de acto de contrición, ha dicho en entrevistas radiales que “se les pasó la mano” a él y a quienes modificaron la Ley Electoral y de Partidos Políticos.  

En esas dos entrevistas radiales, una en Pesos y Contrapesos en Radio Infinita y otra en A Primera Hora de Emisoras Unidas, Taracena intentó “explicarse” y en el proceso dijo varias cosas que merecen glosa. 

En el Minuto 3:40 de la entrevista en Emisoras Unidas, Taracena dijo: “En su vanidad y ambición de salvarse ello, se ponen de primero porque quieren blindarse” Refiriéndose a Carlos Barreda (1ra casilla al Parlacen) y Orlando Blanco (1ra casilla en listado nacional).  Taracena había negociado para sí la casilla que ocupó Barreda, por lo que su intención era exactamente la misma, blindarse.  

Ante la pregunta de Luis Felipe Valenzuela: “¿Blindarse de qué o para qué?” Taracena responde: “Cada quien sabe la cola que tiene”.  Él conocerá su cola, seguramente y teme que se la machuquen.

En el minuto 4:39 dice: “La competencia electoral no es legítima, porque hay dos competidores que tiene demasiado dinero”. Se refiere a los narcos y a los políticos corruptos.  Qué precisamente el artífice de la reforma electoral de 2016, por admisión propia, Taracena, que incluyó reformas al financiamiento electoral que hizo demasiado oneroso -si no imposible- que financistas legítimos aportaran a los partidos políticos, resulta ofensivo.  Aunque más adelante hace el amague de contrición, el daño está hecho.

Acá es oportuno recordar lo que la CICIG, en uno de sus informes “temáticos” denominado “Financiamiento de la Política en Guatemala” del año 2015 -el año anterior a la reforma a la LEPP- en donde en un ya tristemente célebre gráfico muestran los flujos del financiamiento de la política:

 

                                                                                                                                                                

Gráfico de informe de CICIG

 

Se puede ver claramente cómo el supuesto objetivo de transparentar el financiamiento político tuvo precisamente el efecto contrario; al criminalizar el financiamiento de empresas y financistas individuales, se exacerbó el proveniente de la corrupción y crimen organizado, principalmente narcotráfico, como ahora dice Taracena.  Sobre ese mismo tema, en el minuto 5:30 reitera que “el congreso va a estar lleno de narcos”.  Gracias a él y su reforma a la LEPP de la mano de la CICIG.

Apenas un minuto después, al 6:35 dice “Salimos del dinero de los cacifes (sic) para ir a caer al dinero del narco y de los corruptos”.  Claro, se insiste, gracias a sus reformas, las que más tarde admite que “se equivocaron” pero cada vez más parece que fue adrede.

En el minuto 12:45 Taracena admite: “También nos equivocamos con el financiamiento de los partidos; quisimos ser tan puritanos y le pusimos tantos requisitos, que lo que propiciamos fue el dinero sucio y el dinero del narco”. Efectivamente, eso es lo que hizo él y su combo.  ¡Ah! Y no nos olvidemos de la presión que ejerció personalmente Iván Velásquez y Thelma Aldana que se fueron a plantar al palco diplomático para presenciar el nacimiento de su criatura.  Esa criatura que ahora tiene a la política en manos del narco.  Acá la idea que siempre existió en la mente de Velásquez empieza a verse: fortalecer al narco, y si no es creíble, basta ver lo que el gobierno de Petro -del cual es ministro de defensa, Velásquez- ha empezado a hacer.  Petro ha dicho que no hay por qué perseguir al productor de coca y tampoco al consumidor, y que el narco debe dejar el negocio para dar paso a un “mercado estatal de cocaína” (palabras de Petro).  Lo que acá hicieron con el financiamiento político resulta claro: despojar al sector privado que financiaba lícitamente a partidos, para que tuvieran vía libre los narcos y los corruptos.  Taracena ahora lo confirma. 

A pesar de la admisión de error anterior, el ego del diputado le traiciona y en el minuto 16:45 Taracena dice: “Logré pasar leyes que se creían imposibles” refiriéndose, entre otras las reformas a la LEPP, la que ahora admite él que incluyó temas en los que “se les pasó la mano”.  “La verdad deje un récord bonito de 50 decretos” termina diciendo.  Tal vez a él le podrá parecer “bonito” que ahora el financiamiento político esté en manos del el narco y de la corrupción (él mismo lo dice) pero ciertamente a los ciudadanos, no nos parece “bonito”.

Hacia el final de la pintoresca entrevista (minuto 19: Valenzuela pregunta el por qué no logró reelegirse y responde Taracena: “Ah porque yo quité todo” refiriéndose a privilegios y plazas -fantasma- que tanto se han criticado no solo en el legislativo, sino que en todo el Estado.  Pero acá Taracena no menciona, por razones obvias, las plazas -fantasma- que él como presidente del congreso autorizó a Carlos Menocal y Ronaldo Robles (QEPD) para que asesoraran a la UNE y a su lideresa y en ese entonces todavía amiga de Taracena.  Esas plazas no las quitó, no, las añadió.

Mario Taracena, ahora que ve el fin de su carrera política a pocos meses y, habiendo salido de mala forma de VOS (así como también salió de la UNE) no se va a ir callado, no va a aceptar su derrota y menos sus errores.  La admisión de “que se les pasó la mano” con las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos es tardía y lastimera.  Más allá de récord histórico, no merece mérito alguno hacerlo ahora que ya no tiene opciones.  De haberlo hecho oportunamente, digamos luego de la elección anterior, habría valido algo.  Pero lo más probable es que, de no haber salido de VOS, sobre todo de la manera en que sale, no habríamos escuchado admisión alguna de parte de Taracena. 

Y si él solamente fue un peón en la estrategia de Iván Velásquez, o si fue copartícipe todavía no se sabe.  Sin embargo, lo que ahora se está implementando en Colombia, en el gobierno donde participa Velásquez, evidencia lo que se implementó acá con las reformas a la LEPP: estigmatizar y proscribir el financiamiento político lícito de empresarios e individuos y a la vez habilitar una autopista de 6 carriles para el financiamiento político del narco.  

Al ver lo que Iván Velásquez hizo, particularmente con la criminalización de empresarios y ver para otro lado cuando se trató de financiamiento del narco, junto a las reformas a la ley que ya se ha referido a lo largo de esta nota, más lo que ahora transpira en Colombia en el gobierno de Petro y del cual es ministro de la defensa Iván Velásquez, todo parece apuntar a que Mario Taracena fue, en el mejor de los casos, lo que Lenin llamó: idiota útil.  

Eso sí, los paganos somos los ciudadanos que ahora vemos cómo nuestras autoridades le deben su posición al narco y a la corrupción.  Vaya legado de la “lucha en contra de la corrupción” de Iván Velásquez. 

 

A continuación, links de las entrevistas referidas:

https://fb.watch/i-FT5EgByX/

https://fb.watch/i-FWmDrita/