Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Pluma Joven | Creí

Invitado
17 de octubre, 2021

Creí. Este artículo fue tomado del blog Pluma Joven de la Universidad Francisco Marroquín. Un espacio donde los estudiantes exponen sus inquietudes literarias.

Creí que no tenerte

me haría olvidarte,

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

que no encontrarte

me haría superarte.

Creí que no pensarte

disminuiría el dolor,

que no observarte

alegraría mi humor.

Creí que el pasado

no me atormentaría,

que tu indiferencia

no me ofendería.

Creí que mi enojo

todo arreglaría

y que el tiempo

todo restauraría.

Creí que odiarte

tu existencia borraría,

que con culparte

una solución encontraría.

Creí que quererte

en la niebla se perdería.

Creí, equivocadamente,

que te olvidaría.

U. Juárez – Sexto Semestre

Licenciatura en Economía

Facultad de Ciencias Económicas

Universidad Francisco Marroquín

Te sugerimos leer:

Pluma Joven | Tu mirada en un café

Ela

Colección de canciones

Mi Problema

El primer respiro

 Luces Imperfectas

Síguenos en Google News

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook: @Republicaguate
Instagram: @Republicaguate
Twitter: @republicagt
Youtube: República

Otro artículo de Pluma Joven

Hermosas Alas

¡Qué dicha la de aquel poeta
que tiene alas en la boca
y desprende palabras
que emprenden vuelo por el viento!

¡Qué alas más hermosas las que tiene,
con plumas de siete colores
que se dejan presumir
frente a todas estas lenguas monocromas
que no tienen nada que decir!

¡Cómo quisiera recluir esas alas,
encerrarlas solamente para mí!
Así pudiesen susurrarme los versos más gentiles
o musitarme la poesía más grotesca.

Pero ya lo sé, ese aprisionamiento anhelado
traería la ejecución de aquellas alas,
ultimaría cada majestuosa pluma,
ahorcaría toda partícula de aire.

Así que poetas con hermosas alas:
Acometan un vuelo alto y no se dejen capturar,
pero por favor…¡vuelvan!
como el fénix que renace de sus cenizas para renovar,
vuelvan trayendo un poco de color a estas paredes grises
que no dejan respirar.

Lacren el volumen,
reflexionen la magnitud,
trastornen la dimensión,
permuten la realidad
y causen un estruendo en el adormecido
para que despierte de aquel sueño invidente.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR