14° GUATEMALA
22/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Pluma Joven: Un millón de emociones, una pasión

Invitado
22 de agosto, 2021

Un millón de emociones, una pasión. Este artículo fue tomado del blog Pluma Joven de la Universidad Francisco Marroquín. Un espacio donde los estudiantes exponen sus inquietudes literarias.

El liberar una flecha

me trae a la mente mi libertad.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Paz es lo que experimento,

parada en una línea trazada debajo de mis pies,

quisiera guardarla para toda la vida.

Colores que se ven palpables en mi arco,

el rojo y el negro me inspiran tenacidad y valentía.

Banderas y recuerdos colgando de mi quiver

me hacen una representante de mi patria.

Estas emociones las he vivido una y otra vez.

He descubierto nuevas facetas de mí.

Me he demostrado que puedo lograr mis metas.

Hoy alzo mi voz y digo:

el tiro con arco es mi pasión.



Karen Pérez

Cuarto Semestre

Facultad de Odontología

UFM


Te sugerimos leer:

Ela

Colección de canciones

A través del cuadro

Mi Problema

El primer respiro

 Luces Imperfectas

Otros artículos de Pluma Joven

El viaje hacia el cambio

Hay algo acerca de los finales que me cautiva, incluso cuando los finales son inevitables, también son necesarios, ya que permiten que nos demos cuenta de esa inquietud que tenemos por el descubrimiento y de nuestra capacidad para readaptar nuevos caminos. 

Para comprender que el mundo en el que vivimos está en constante movimiento necesitamos, precisamente, aceptar el cambio. Querer permanecer estáticos, sin evolución, no es una manera apropiada para alcanzar el progreso, porque todos cambiamos con el tiempo y el cambio es fundamental para renovarse y  crecer.

Hermosas Alas

¡Qué dicha la de aquel poeta
que tiene alas en la boca
y desprende palabras
que emprenden vuelo por el viento!

¡Qué alas más hermosas las que tiene,
con plumas de siete colores
que se dejan presumir
frente a todas estas lenguas monocromas
que no tienen nada que decir!

¡Cómo quisiera recluir esas alas,
encerrarlas solamente para mí!
Así pudiesen susurrarme los versos más gentiles
o musitarme la poesía más grotesca.

Pero ya lo sé, ese aprisionamiento anhelado
traería la ejecución de aquellas alas,
ultimaría cada majestuosa pluma,
ahorcaría toda partícula de aire.

Así que poetas con hermosas alas:
Acometan un vuelo alto y no se dejen capturar,
pero por favor…¡vuelvan!
como el fénix que renace de sus cenizas para renovar,
vuelvan trayendo un poco de color a estas paredes grises
que no dejan respirar.

Lacren el volumen,
reflexionen la magnitud,
trastornen la dimensión,
permuten la realidad
y causen un estruendo en el adormecido
para que despierte de aquel sueño invidente.

Y quizá,
aún estando adormecida,
pueda decir:
¡Qué dicha la de aquel poeta
que tiene alas en la boca!

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR