30° GUATEMALA
20/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Katharine Hepburn: la mujer de la huella imborrable en el cine y pionera del feminismo mundial

Katharine Hepburn no solo era conocida por sus fuertes ideales y distintiva forma de vestir, sino que sus desafiantes papeles y múltiples nominaciones la convirtieron en la mayor estrella femenina en la historia de Hollywood.

Katharine Hepburn
Isabela Pedraz
13 de mayo, 2022

Para los críticos Katharine Hepburn fue la mejor actriz de todos los tiempos. La primera feminista. La mujer con más Oscars en la historia del cine. Una mujer que desafiaba las normas de la industria, del teatro, y de la sociedad con una mirada madura y una sonrisa amigable; fue la actriz que abrió el camino para las mujeres en cine.

No se le consideraba la actriz más bella o con mayor talento, pero la perseverancia y fuerte personalidad de Katharine dejó un agujero en el corazón de los amantes del cine que solamente ella podía rellenar.

Su infancia y personalidad

Katharine nació el 12 de mayo de 1907. Creció en un ambiente donde la libertad de expresión y la igualdad eran conceptos que se ponían en práctica desde casa. Katharine se consideró afortunada y única desde una temprana edad. Sus padres eran reconocidos en las áreas sociales y laborales, lo cual les dio la oportunidad de ofrecer una buena educación a sus seis hijos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La familia Hepburn.

Pero su familia no era lo único especial ante los ojos de la sociedad, sino que Katharine Hepburn como individuo también era tema de conversación entre las familias de su vecindario. En un mundo de faldas y delicadeza femenina, Katharine se vestía con pantalones, evadía el maquillaje, y le interesaba hablar sobre temas deportivos y de índole social.

Desde una temprana edad, Katharine presentó interés por las películas y obras de teatro, lo cual la incentivó a formar parte de presentaciones de teatro locales.

Katharine Hepburn en el set de una película de Metro-Goldwyn-Mayer.

La vida de Katharine no siempre fue llena de positivismo y alegría. Cuando tenía 13 años, Katharine decidió visitar a unos amigos en Greenwich Village, y al regresar, descubrió el cuerpo sin vida de su hermano favorito, Tom.

Ese acontecimiento cambió por completo su personalidad. Se convirtió en una persona más fría, le costaba confiar en otras personas, y no le agradaba salir de casa por largos períodos de tiempo por el miedo de que otro de sus hermanos se quitara la vida. Su nerviosismo y aislamiento social la llevó a dejar la escuela y recibir clases privadas.

Inicios de su carrera en el cine

En 1924 ganó una beca en Bryn Mawr College, y Katharine regresó oficialmente a la educación presencial. Sus tendencias rebeldes le afectaban académicamente, pero decidió mejorar sus notas para poder perseguir el sueño de ser actriz. No tardó mucho en realizar sus metas, y para 1928, logró conseguir el papel principal en 'The Woman in the Moon'.

Un día después de su graduación, Katharine se dirigió a Baltimore, donde empezó a actuar profesionalmente en obras de teatro. Su debut como personaje principal fue debido a que era suplente de la protagonista, quien fue despedida. Durante la primera función, Katharine cometió varios errores que causaron que fuera despedida.

Rápidamente fue contratada como suplente por otro director, pero Katharine renunció para casarse con Ludlow Ogden Smith, un compañero de la universidad. Se aburrió de la vida de esposa casi de inmediato, y decidió regresar al teatro. Después de varios papeles fallidos, Katharine consiguió ser protagonista en 'The Warrior´s Husband', obra que luego la llevó a su primera película, 'A Bill of Divorcement'.

Captura de 'The Warrior's Husband'.

Su actuación dejó tal impresión en el público, que el año siguiente (1933) fue contratada como protagonista para la película 'Christopher Strong', la cual no tuvo tanto éxito.

Aún así logro conseguir le papel de Eva Lovelace en 'Gloria de un día', papel que le otorgó su primer Oscar como mejor actriz. A pesar que le mundo se enamoraba poco a poco de ella, Katharine no fue a ninguna de las ceremonias de premios donde estaba nominada.

Una de sus películas más conocidas, a pesar que no le dio uno de sus cuatro Oscars, es Mujercitas, en donde Katharine representó el papel de Jo.

Póster promocional de 'Gloria de un día'.

El 'veneno de taquilla'

Luego de el éxito de Mujercitas, Katharine regresó al teatro con Spitfire. Esta obra fue el inicio de el declive de su carrera. Inició porque trabajó con malos directores que se aprovecharon de su imagen, pero incluso cuando regresó a la gran pantalla, Katharine no lograba satisfacer a los críticos gracias a sus papeles que desafiaban a las normas de la sociedad.

Nunca tuvo una buena relación con la prensa, y cuando su carrera estaba sufriendo, su odio por las entrevistas y autógrafos aumentó. Llegó al punto que ganó el apodo de 'Katharine de Arrogancia'.

Katharine Hepburn, 1938.

Su tendencia a vestirse y actuar de forma masculina paso de ser su característica especial, a un defecto. Pero Katharine no se dejaba llevar por la opinión pública. Siguió buscando papeles con la cabeza en alto, hasta que consiguió un papel en 'Damas del teatro', una película que, de casualidad, reflejaba gran parte de su vida como actriz.

A pesar que 'Damas del teatro' fue un éxito, sus próximos proyectos no lo fueron, lo que le otorgó el título de 'veneno en taquilla'.

Una carrera conflictiva

Para arreglar el declive de su carrera, Katharine tomó por primera vez el papel de una mujer vulnerable y nerviosa, un gran cambio de sus típicos papeles de gran carácter. Es así como 'The Philadelphia Story' se convirtió en la salvación de Katharine.

Al tener de regreso su buena fama y varias ofertas de trabajo, Katharine decidió tomar el papel protagonista en 'La mujer del año', donde actuó junto con Spencer Tracy. Esa película fue la primera de varias que protagonizaron juntos, y también fue la época donde iniciaron una relación, a pesar que Spencer estaba casado.

Katharine Hepburn y Spencer Tracy

Durante los años 40, su carrera volvió a entrar en peligro gracias a el movimiento anticomunista, lo cual la dejó sin trabajo por nueve meses. Pero Katharine no se dio por vencida y logró conseguir buenas críticas de nuevo gracias a su papel en 'State of the Union' en 1948.

En 1953 realizó su última película antes de tomarse un descanso de dos años debido a que las producciones que hizo a inicios de los 50 le afectaron gravemente su salud física y mental. Su regreso fue en 1955 con el drama romántico 'Summertime'.

Formó parte de múltiples proyectos, hasta que volvió a detener su carrera, pero esta vez para cuidar a Spencer Tracy, quien estaba pasando por un período de mala salud. Ambos regresaron al cine en 1967 con la película 'Guess Who's Coming to Dinner', pero ninguno de los dos vio el producto final debido a que Tracy falleció antes de su estreno, y Katharine se negaba a verla.

A pesar de que la película le brindaba tristes memorias, 'Guess Who's Coming to Dinner' fue la película que le otorgó su segundo Oscar. Decidió no dejarse consumir por la tristeza y empezó a trabajar en varios proyectos simultáneamente.

Captura de 'Guess Who's Coming to Dinner'.

El final de su carrera

Katharine no se limitó con los papeles que le otorgaban, y rápidamente se convirtió en la mujer más admirada en el cine y teatro. Entre sus últimos trabajos está la biografía de Spencer Tracy, al igual que su autobiografía titulada 'Me: Stories of My Life'. Su última aparición en la pantalla grande fue en 1994 en 'Love Affair'.

Falleció a los 96 años el 29 de junio de 2003 como una leyenda del cine. Sus obras, películas, y series son clásicos del cine y la actuación. Se le considera una figura cultural e influyente de Estados Unidos, e incluso en 1999 se le otorgó el título de la mayor estrella femenina de todos los tiempos.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER