18° GUATEMALA
22/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

ATENCIÓN LECTORES

Redacción República
15 de noviembre, 2013

Nuestro país tiene un gran potencial. A pesar de las fuertes circunstancias políticas y sociales que han afectado a nuestra sociedad, se empieza a ver lo que podría ser un mejor futuro económico. Guatemala se separa del pelotón. En diciembre del 2012, la Junta Monetaria calculó que el crecimiento de la economía en 2013, medido por el PIB, sería del 3.5% al 3.9%, versus el promedio de América Latina y El Caribe cuya estimación, a pesar de ser prometedora, afronta uno de los peores años de la década con un crecimiento del 2.7%, según datos del Fondo Monetario Internacional. 

A la fecha, datos estadísticos no solo nos demuestran tal crecimiento, sino también nos muestran cómo se diferencia al compararlo con otros países de Latinoamérica. Por ejemplo, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México muestran que la economía dicho país entró en recesión tras registrar dos trimestres consecutivos con signo negativo durante primera mitad del año con un PIB del 1.78%. 
Es momento de marcar la diferencia al crecer más rápido. Desde enero de este año fueron presentadas en el Congreso tres iniciativas de ley sobre competitividad que forman parte de la agenda de Mejoremos Guate: (1) Ley de Inversión y Empleo, (2) Ley Reguladora del salario por hora y su inclusión al seguro social y (3) Ley del Sistema Marco de Productividad y Competitividad. Sin embargo su discusión en el Congreso ha quedado estancada. De igual importancia, hoy podrían conocerse 27 modificaciones a la Ley de Actualización Tributaria, el Código Tributario y la de Timbres Fiscales y Papel Sellado, cuyos vacíos y errores técnicos han bloqueado el sector construcción. 
Tanto las tres leyes de competitividad como los temas de la Reforma Tributaria, suponen un avance en el crecimiento económico del país al resolver vacíos en el sistema de leyes del país. Reconozco que el crecimiento per sé no es la solución mágica. Sin embargo estas propuestas de ley van más allá que solo crecimiento, al ser parte de un plan de acción que sustenta un verdadero desarrollo incluyente en el largo plazo. 
En este caso, la conjunción de estos temas podría generar un 1% más del crecimiento adicional en el PIB del 2014. Según datos del Central American Business Intelligence (CABI) si los cambios a la Reforma Tributaria se llevaran a cabo, el crecimiento del PIB podría llegar a ser entre el 0.5% y 1%. Por otro lado, las tres leyes de competitividad suponen una herramienta legal para sustentar el desarrollo sostenible de nuestro país durante los próximos años, no sólo por la generación de empleo formal y la promoción de inversiones a largo plazo, sino también para institucionalizar un sistema de coordinación y ejecución de productividad y competitividad. 
Howard Marks, reconocido inversionista y escritor de economía y finanzas, comenta en sus artículos cómo la percepción de las personas respecto a su entorno es muy importante a la hora de analizar los ciclos económicos. Todo se basa en una reacción en cadena que genera un comportamiento económico positivo el cual se refuerza a sí mismo, desde una actitud productiva en el trabajo, hasta la manera en que las personas manejan sus finanzas y consumen bienes y servicios. En el caso de Guatemala el simple hecho de que se anticipa un mejor futuro, agregándole el hecho de que se aprueben medidas estimulantes al crecimiento, va a desatar ese círculo virtuoso que genera mayor actividad, mayores tributos y mayores beneficios para todos. 
Y es que la tasa de crecimiento económico está ligada a la tasa efectiva de recaudación tributaria. Por cada punto porcentual del incremento en el crecimiento del PIB, mi estimación es que se produce un impacto del 0.5% de incremento de recaudación tributaria. Estos tributos adicionales suponen más ingresos para financiar iniciativas públicas que ayuden a afrontar retos como la desnutrición crónica y el mejoramiento de la calidad educativa. 
No obstante, la aprobación de estas tres iniciativas y la ejecución de las reformas a la Reforma Tributaria se deben llevar a cabo este año para que entren en vigor en el 2014. El Congreso tiene en sus manos una oportunidad histórica. La oportunidad de resolver problemas para muchos guatemaltecos y, a la vez, distinguirnos como el país que creció a pesar de la desaceleración global. Si usted cree en el potencial de Guatemala y confía en la agenda de largo plazo trazada en Mejoremos Guate, le pido que actúe y comparta esta nota con sus amigos, conocidos, en sus redes sociales. Alcemos nuestra voz y hagámonos escuchar en el Congreso.
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR