21° GUATEMALA
16/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Estado y Economía

Redacción República
01 de octubre, 2014

En mis dos artículos anteriores propuse
una participación de estado en la economía de 20%, en base a las propuestas
hechas por economistas de mercado de talla, como Milton Friedman, David Romer y
Robert Barro. Este nivel de ingresos
permitiría el estado guatemalteco dedicarse a la provisión de bienes públicos,
empezando con los de prioridad, como la seguridad, luego el estado de derecho,
imperio de la ley, certeza jurídica, cumplimiento de contratos, y luego las
prioridades secundarias como la educación, salud, la infraestructura, y
reducción de la pobreza, entre otros mecanismos de compensación social.


A muchos apegados a la economía
normativa, lo que quisieran ver, les molestara la priorización de la seguridad
por encima de las tareas consideradas vulgarmente como mas humanas, como las de
educación, salud y disminución de la pobreza.
Sin embargo, la realidad es que un gobierno es nada mas que un monopolio
del uso legitimo de la fuerza, en función del interés colectivo por superar el
problema de acción colectiva en la provisión de la primera necesidad de todo
ser humano, vivir. Si el gobierno no
cumple con esa tarea, difícilmente podrá cumplir con las demás, porque no será
gobierno.


¿Será necesario que el gobierno acapare
la quinta parte de la economía? A mi gusto, no, pero soy un guatemalteco entre
muchos otros, y la mayoría pediría mas estado que menos. No obstante la recomendación de la regla de
20%, la realidad es que a los que no les gustó mi propuesta no tienen porque preocuparse. Es muy poco probable que Guatemala apueste
por una modificación constitucional para solo el tema fiscal, para limitar los
ingresos y gasto público al 20% de la economía.
Lo que si vamos a tener es un estado mayor al 20% del PIB, y dentro de poco
tiempo, sin ninguna de los limites de crecimiento y obligaciones de calidad en
el gasto publico al que también se ha llamado.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Ahora bien, ¿como llegar al 20%? Fácil.
Un impuesto único, regresivo, tipo Impuesto sobre el Valor Agregado
(IVA) del 15%, quitando todo otro impuesto.
Este sistema impositivo tendría la enorme ventaja de ser simple y fácil
de entender, y, para bien del estado (si no el publico), fácil de
recaudar. Un IVA del 15% lo pagarían
todos, incluso los de la economía informal, por lo que recaudación seria mayor
al 15%. Es cierto lo que dirán los
críticos, un impuesto único es regresivo, le pesa mas a los pobres pagar el 20%
de sus ingresos que a los ricos pagar la misma proporción. No obstante, eso se puede compensar haciendo
del gasto público francamente progresivo.
Igual, los que pagan mas impuestos, no usan los servicios públicos, y
esto no se limita a los ricos, sino una tremenda parte de la clase media. En teoría, si funcionasen las instituciones
públicas mínimamente bien, debería de sobrar recursos como para brindar a los
mas necesitados servicios públicos en mayor cantidad y calidad de lo que han
pagado.


¿Como gastar el 20%? Idealmente, bien. Para que esto suceda, se debe mejorar
sustancialmente la calidad de las instituciones públicas de Guatemala. En el último Índice de Competitividad Global
elaborado por el Foro Económico Mundial, Guatemala califico 78 de 144 paises,
pero en el rubro particular de Confianza Pública en los Políticos, Guatemala
perdió casi 40 escaños, bajando a 137 de 144 países. En pocas palabras, los guatemaltecos no
confían en sus Instituciones Públicas, y por algo será.


¿En que gastar los 20%? En primer lugar, seguridad. Por mas que el gobierno jure que las cosas
van mejorando, la verdad es que mejorar desde los peores niveles mundiales en
materia de seguridad. En segundo lugar,
orden y certeza jurídica. Un país en
donde masacres terroristas pasan por protesta social y reos encarcelados por
casos de alto impacto matan a otros reos a balazos dentro de la cárcel no tiene
imperio de la ley, ni mucho menos certeza jurídica como para retener inversión
nacional, ni hablar de atraer inversión extranjera directa. En tercer lugar, educación. Un pueblo sin educación será fácilmente
manipulable por los lideres negativos que hoy pasan como emprendedores
políticos. Sin un pueblo educado, toda
esperanza de una republica por encima de una democracia populista se
pierde.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER