17° GUATEMALA
23/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La Seguridad es también nuestra responsabilidad

Redacción
12 de diciembre, 2014

Según datos obtenidos en el Plan Operativo Anual 2014 del Ministerio de Gobernación la tasa de homicidios en Guatemala ha disminuido de 46 homicidios por cada 100,000 habitantes en 2009 a 34 homicidios en el 2013.  El Departamento de Guatemala, centro neurálgico de las actividades económicas, políticas, sociales y culturales,  ha dejado de representar el 40% de la totalidad de los asesinatos en 2007 a 32% en 2013. Esta tasa de homicidios supera el mínimo de 10 asesinatos que debe tener un país para catalogarlo como una sociedad con epidemia criminal, según la Organización Mundial de la Salud.

En esencia estos índices que padece Guatemala están relacionados con dos grandes líneas causales: la exclusión social y la falta de aplicación de la ley. La primera se ha derivado de problemas histórico-estructurales de división entre clases, falta de oportunidades,  ausencia de un sistema  de educación de primer nivel, violencia intrafamiliar, discriminación y victimización. La segunda por impunidad y ausencia de castigo a los hechos criminales.  No obstante estas explicaciones no serán sujetas en este espacio de opinión.

Mi reflexión derivado del estudio de estos datos es ¿Qué grado de responsabilidad tenemos los ciudadanos y actores  de la sociedad en este contexto? ¿ Qué circunstancias de nuestro comportamiento inciden en que el sentimiento de inseguridad sea mayor en la sociedad?

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En un documento elaborado por el respetado analista Pedro Trujillo,  se estudia la  percepción y realidad con respecto a la seguridad y violencia en Guatemala. En este se documento se expone la percepción como la sensación interior que resulta de una impresión material hecha por nuestros sentidos. Es decir, captamos ciertas cosas del mundo exterior y las hacemos propias.  Esta percepción hace que los individuos reaccionen y opinen en base a suposiciones que no necesariamente reflejan la realidad.

Una interesante reflexión es la encuesta publicada por el medio Prensa Libre en febrero de 2014, en la cual el 52% de la población indica que el principal problema de los guatemaltecos es la inseguridad.  No obstante, cuando se le pregunta sobre los problemas individuales a cada encuestado el principal problema que indica es la situación económica del país.

Por tanto, si los crímenes en el Departamento de Guatemala se han reducido considerablemente, aún con tasas lamentables para el país  y con un enorme reto para nuestras autoridades ¿Por qué existe un sentimiento de mayor inseguridad? ¿ Que interpretación se le puede dar a este suceso?

De acuerdo con mi interpretación, los mensajes percibidos del exterior (conversaciones, medios, redes sociales, noticias, entre otros) han causado un  sentimiento de inseguridad que se ha colectivizado dentro de toda la sociedad. Mensajes que son acertados en la mayoría de los casos. Y es que a nadie escapa la realidad que vive el país y el sentimiento que todos sentimos al caminar por las calles. Pero mi reflexión es hasta que punto este sentimiento va en orden con la realidad.

Por ello mi conclusión es que los ciudadanos tenemos un rol importante en cultivar el sentimiento de seguridad desde nuestra trinchera.  No podemos esperar a que las autoridades resuelvan todos los problemas.  No podemos estar todo el tiempo criticando y descalificando., debemos ser más optimistas. Guatemala merece que los ciudadanos ejerzamos nuestros derechos ciudadanos y republicanos de rendición de cuentas,  mecanismos de disputa y sobre todo cultura de denuncia ante cualquier acto ilícito que presenciemos.  Debemos ser los principales emisores del mensaje de una Guatemala próspera, ya que la publicidad que cada quien haga de nuestro país repercutirá en el turismo e inversión extranjera directa. Un país de oportunidades.

Luis Castellanos
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER