25° GUATEMALA
14/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Linchamiento jurídico: Un largo año de infamias jurídicas

Redacción
23 de marzo, 2014

La palabra linchar significa ejecutar tumultuariamente a un sospechoso o a un reo sin que haya mediado un proceso legal. La palabra tiene su origen en el vocablo ingles lynching y unos dicen que viene del apellido de James Lynch que era un alcalde irlandés de un pueblo que hizo ahorcar a su propio hijo. Pero hay otra teoría que se refiere a Charles Lynch, norteamericano juez del estado de Virginia, que hizo ahorcar a una pandilla sin que mediara juicio alguno. 

En Guatemala es alarmante el número de linchamientos que se dan. Según publicó elPeriodico con fecha 24 de enero de este año los linchamientos aumentaron en un 157% en el año 2013, en comparación al año 2012; fueron asesinados 33 hombres y tres mujeres, según informó el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), y los linchamientos se dieron sobre todo en departamentos de la República de mayoría indígena. Esos son delitos realizados por gente airada e ignorante que son la negación de un Estado Constitucional de Derecho. 
Ahora cuando hablamos de un linchamiento jurídico-político éste no se da de forma espontanea, como el que eventualmente practican los indígenas, según su tradición, sino está planificado y tiene una razón ideológica para que se dé el linchamiento. Lo realizan personas supuestamente educadas y con formación legal. El caso paradigmático en nuestro país de lo que es un linchamiento jurídico-político fue el que practicó la juez Iris Yasmin Barrios con su cohorte de extranjeros indeseables, y nacionales acarreados o frustrados por haber perdido la guerra contra el Ejército de Guatemala. Recomiendo leer la obra del Capitán Oscar Germán Platero ‘Las Batallas por Guatemala’, en la que desenmascara a toda esta gavilla de vividores y terroristas que aún pululan por estas tierras. Muchos de ellos enquistados en instituciones del Estado, ese que querían destruir para establecer en Guatemala la dictadura del proletariado y así convertir a nuestro país en una colonia comunista sujeta a los caprichos de los sátrapas cubanos antes o de los enajenados venezolanos que hablan con pájaros y hacen gala de su estulticia e ignorancia supina. 
Ahora, ¿por qué digo que la melenuda juez realizó un linchamiento político-jurídico? pues porque como muy bien nos recuerda ‘Familia Libertad’ en Facebook, fue el 19 de marzo del año pasado que se presentó el General José Efraín Ríos Montt con su abogado Francisco García Gudiel ante el tribunal presidido por la mencionada juez. Durante la audiencia, García Gudiel recordó a la Juez que aún no se habían agotado todos los pasos para el debido proceso, recordando que los Generales estaban yendo a juicio sin pruebas, ya que el juez Miguel Ángel Gálvez no lo había permitido. Además el abogado solicitó cinco días para preparar la defensa; la jueza no escuchó ni concedió lo que la ley les concedía. 
Por esto, el abogado García Gudiel recusó a la juez Barrios dado que ella no aceptaba lo que se le pedía, además que existía enemistad entre ellos. No obstante, la juez rechazó todo lo pedido y en el mejor estilo del linchamiento jurídico ordenó al defensor del General Ríos Montt abandonar la Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia y abusivamente ordenó al General Ríos Montt que tuviera otro defensor. Llegó la juez al extremo ridículo de ordenar al defensor del General Rodríguez Sánchez que tomara la defensa del General Ríos. Cesar Calderón, abogado del General Rodríguez, no aceptó tal defensa. Estaba en desarrollo el linchamiento político-jurídico. Se estaba violando el Estado Constitucional de Derecho por la juez Yasmin Barrios. (Con datos de ‘Familias Libertad’)
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER