Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Preguntas al señor Bertossa

Redacción
01 de junio, 2014

El caso Sperisen ha despertado inquietud debido a lo extraño que resulta que un tribunal suizo interprete y juzgue la realidad guatemalteca. Como bien escribía Kaltschmitt, ¿qué sucedería si el mundo estuviese al revés? Si hubiera sido en la cárcel Champ-Dollon de Ginebra donde los reos estuviesen a cargo de la misma, con privilegios impensables y las autoridades suizas hubiesen querido retomar el control de la prisión, ¿qué pensaría el señor Bertossa en ese caso? Lo que sucedía en Pavón seguramente no lo puede entender un europeo, ya que en los países del Viejo Continente es impensable que los privados de libertad realicen fechorías desde la misma cárcel, lo que sí sucede en Guatemala y quizás en otros países latinoamericanos. 

Las preguntas que todos quisiéramos hacer al señor Yves Bertossa, Procurador General de Ginebra, a cargo de hacer los señalamientos a el Exjefe de la Policía Nacional Civil, se refieren a su conocimiento de nuestra situación crítica en materia de seguridad ciudadana. ¿Alguna vez ha sido víctima de un asalto por motoristas armados cuando circulaba tranquilamente en su vehículo? ¿Cuántas veces le han robado el teléfono celular? Si fuese guatemalteco o viviese en nuestro país, seguramente se lo habrían robado ya varias veces, algunas veces caminando en alguna calle de la ciudad y otras veces mientras se trasladaba en carro de un punto a otro en horas de fuerte tráfico. 
Asimismo, cuéntenos señor Bertossa, ¿Ha sido víctima de un secuestro alguna vez? Muchos guatemaltecos desafortunadamente han sido víctimas de un secuestro, ya sea de los tradicionales en que se llevaban a la víctima varios días a esconder en algún lugar recóndito del área suburbana en lo que negociaban los secuestradores con la familia una fuerte suma de dinero ó ha sufrido un secuestro “express” de esos en que los delincuentes se llevan a sus víctimas por unas horas con el fin de robarles dinero de sus cuentas bancarias o de sus tarjetas de crédito. 
Uno de los vejámenes que sufre gran parte de la población tiene que ver con las extorsiones que realizan las bandas que operan en ciertos barrios o áreas de la Ciudad Capital o en otras cabeceras departamentales. Muchos pilotos de bus han sido asesinados por no pagar la extorsión exigida. ¿Cuántos pilotos de bus han muerto en Suiza ha causa de las extorsiones planificadas en muchos casos desde las prisiones? Los pequeños comerciantes que operan tiendas de barrio, así como otros empresarios que operan talleres, panaderías y pequeños negocios en general sufren diariamente las presiones para entregar dinero a pandillas o bandas criminales. Muchos son amenazados incluso de muerte. ¿Cuántas personas en Suiza son víctima de extorsiones? 
El robo de viviendas y oficinas es otro hecho al cual estamos expuestos los ciudadanos guatemaltecos día con día. El robo de mercadería en camiones que transitan por las carreteras es un hecho común. ¡Cuántos empresarios han quebrado debido a los robos de los que han sido víctima! ¿Suceden estos hechos en Suiza señor Bertossa? 
Tuve oportunidad de vivir algunos meses en Suiza en una práctica empresarial hace ya más de 25 años y pude darme cuenta de que la vida allá es muy tranquila, es una situación muy distinta a la que vivimos en Guatemala. A la familia con la cual vivía le comentaba que en mi país todos los días sucede algo. Allá no. Es raro que haya noticias de impacto. A pesar de que mi bisabuelo suizo, quien emigró a Guatemala por trabajo, nunca regresó a vivir allá, tengo parientes muy queridos en la Suiza Alemana y que siento un gran respeto por el país más democrático sobre la faz de la tierra, creo importante señalar que nuestros contextos y realidades son muy diferentes. No es apropiado realizar un juicio a un exfuncionario guatemalteco sin tomar en cuenta que tenemos contextos muy distintos y realidades muy lejanas. Esperemos que el señor Bertossa pueda venir a Guatemala, vivir un poco las dificultades y desafíos que enfrentamos en cuanto a seguridad ciudadana y comprenda que las acciones de las autoridades para reducir el poder de los malhechores y bandas criminales es un imperativo moral.