21° GUATEMALA
04/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Los dueños de la copa, no la quieren

Redacción
10 de junio, 2014

Esta semana es de las más esperadas para muchísimas personas alrededor del mundo. Tal es su importancia, que empresas grandes prefieren abstenerse a anunciar nuevas metas alcanzadas o presentar nuevos productos, con el fin de no competir con el alto nivel de atención que obtiene uno de los acontecimientos más comentados en el planeta: el mundial de fútbol. 

En este año, los nervios y la espera no sólo residen en la ceremonia inaugural o los enfrentamientos más desafiantes; más bien en el ambiente violento que puede vivirse en el país del Sur a raíz de las constantes manifestaciones que se oponen a la celebración de la Copa del Mundo. La pregunta que muchos se hacen es ¿Por qué alguien, sobre todo un brasileño apasionado por el fútbol, podría oponerse a que se celebre el Mundial en SU país? 
La respuesta es simple: ellos han identificado una falencia en la escala valorativa de las autoridades; han priorizado el gasto en organización de la Copa del mundo, dejando a un lado otras necesidades básicas del país como salud, seguridad, vivienda y transporte. Según reportajes presentados por medios internacionales, hasta el momento Brasil ha gastado alrededor de 3,500 millones de dólares en construcción de estadios y preparativos para la fiesta futbolera. Este monto es mayor a lo invertido por Alemania y Sudáfrica en los dos mundiales pasados. 
Por ello, era de esperarse que se utilizara el lema “Si hay dinero para la Copa de FIFA, debe haber dinero para los dueños de la copa” haciendo referencia a los ciudadanos del país que reciben la festividad. En su mayoría, la exigencia de los brasileños a sus autoridades se aglutina en manifestaciones de los trabajadores “sin techo” que piden a los altos mandos vivienda digna. Además, existen huelgas de transportes; en éstas, los sindicalistas de trabajadores del Metro han paralizado el transporte que afecta a más de dos millones de personas y podría boicotear los partidos de la copa por ser el principal medio de transporte para acceder a Estadios y movilizarse dentro del país. 
El Mundial de Fútbol representa más del 90% de los ingresos de la FIFA. Ellos evidentemente ganan y logran mantener a la Organización, que para nada se escapa de escándalos de corrupción, pero ¿Y el país Organizador? ¿Obtiene retornos significativos por la fuerte inversión realizada?… Pareciera que no. En el mundial de Sudáfrica, FIFA obtuvo más de 3,000 millones de dólares por derechos de televisión y marketing, mientras que el país debe una cantidad similar a la ganada por la Organización. Si se dice que Brasil ha invertido el doble que lo gastado en mundiales pasados ¿Realmente gana algo? 
Como decía antes, éste es un tema de prioridades. Brasil, pese a ser uno de los países más grandes del mundo y que representa la economía más grande de América Latina por posicionarse fuertemente en producción de café, alcohol, textiles, calzado, hierro, entre otros; el país sigue teniendo fuertes falencias en seguridad, salud, y educación. 
La principal tarea de los servidores y funcionarios públicos es satisfacer las principales necesidades del país. Si es para ello ¿Entonces para qué están? 
El llamado con estas líneas es tomar el ejemplo de Brasil en un momento determinado , para aplicarlo a nuestra realidad. Guatemala también enfrenta muchísimos males que nos aquejan y nos alejan del desarrollo. Están muy bien identificados, y por ello el trabajo de las autoridades debe ir enfocada a erradicar cada una de ellas; sin desmayar o ver a otros lados. 
@almazariegos
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER