Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

El mundo interno de los Dark Pools y High Frequency Traders

Redacción
01 de julio, 2014

La compra y venta de acciones en los de mercados de capitales ahora es casi en su totalidad computarizada. Computadoras han reemplazado a las personas que históricamente compraban y vendían acciones en las grandes bolsas de valores, esto ha causado que inversionistas pequeños tengan acceso directo al mercado, ya que cualquiera con una computadora y un poco de dinero puede invertir directamente en las principales bolsas de valores del mundo. Hoy en día los compradores y vendedores son conectados electrónicamente a varias bolsas de valores virtuales. Esta fragmentación ha causado que, en muchas ocasiones, compradores y vendedores grandes tengan que accesar a varias bolsas para poder completar sus órdenes y esto ha generado oportunidades para nuevos participantes en el mercado, los High Frequency Traders (“HFT”). 

Los HFT compran y venden acciones en función a un algoritmo, por lo que sus órdenes son generadas automáticamente, siguiendo la estrategia del programador. Muchas estrategias de los HFT son perfectamente legítimas, sin embargo dentro existen participantes que intentan utilizar la tecnología para obtener ventajas dudosas sobre el resto de participantes en el mercado. Una de las estrategias que los HFT pueden utilizar es Front Running Computarizado. Supongamos que un inversionista desea comprar una gran cantidad de acciones de Microsoft, esta información es valiosa, ya que si la cantidad es suficientemente alta, alguien podría comprar las acciones de Microsoft antes del inversionista, esperar a que el inversionista inicie a comprar acciones en el mercado, esperar a que suba el precio y luego venderle las acciones de Microsoft a un precio más elevado. Al existir varias bolsas virtuales, los HFT pueden detectar tendencias de compras en un mercado virtual y llegar antes a los otros mercados para comprar antes que el inversionista, de esa forma compran a un precio y luego casi inmediatamente después venden un poco más caro. 
En los Estados Unidos Front Running es ilegal, pero la legislación está diseñada para evitar el Front Running humano, no tecnológico. Los grandes bancos, buscando mecanismos para ejecutar grandes transacciones confidencialmente desarrollaron los llamados Dark Pools, estas son bolsas privadas en donde inversionistas institucionales pueden ejecutar grandes transacciones sin accesar directamente a las bolsas públicas virtuales. Los bancos también promocionan sus Dark Pools como lugares más seguros contra estrategias agresivas de los HFT. Los Dark Pools y los HFT estarán en el centro de la atención durante las próximas semanas y meses, ya que el 26 de Junio de este año, el Estado de Nueva York demandó a Barclays por darle privilegio a los HFT en su Dark Pool y al mismo tiempo dar falsas representaciones de seguridad a sus clientes institucionales. Las acciones de Barclays en Londres bajaron 5.1% en el día, reflejando una posible multa si las acusaciones resultan verdaderas. La demanda posiblemente tiene su génesis en el reciente libro de Michael Lewis, Flash Boys, en donde el autor detalla el mundo de los Dark Pools y de los HFT en un aire bastante desfavorable. 
Espero que la combinación del libro y la demanda generen un debate público en donde se pueda evaluar con claridad si las prácticas de algunos HFT son legítimas o ilegítimas, sin duda el aumento de liquidez que los HFT han traído al mercado es positivo, ya que esto ha reducido los costos transaccionales para todos los participantes. Sin embargo, no podemos evaluar una acción únicamente por los resultados positivos que pueda tener.