18° GUATEMALA
25/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La importancia de la independencia del Banco de Guatemala

Nicholas Virzi
16 de julio, 2014

Recientemente, Federico Bauer escribió un artículo en otro medio titulado El Gran Fraude Bancario, en el que afirma que el mayor fraude bancario ocurre en el Banco de Guatemala. Es una acusación tanto severa como equivocada, no porque no ocurre, pero porque la raíz del problema señalado radica con quienes quisieran atentar contra la autonomía e independencia de la autoridad monetaria, no con el Banguat mismo. El señor Bauer correctamente señala un serio problema, que es la renuencia del gobierno central de cubrir las pérdidas que incurre el Banco de Guatemala en su conducta de la política monetaria del país, como la ley manda. Esto es una grave falta, pero del gobierno central, no del Banco Central de la República. 

Bauer pone su dedo sobre una verdadera amenaza existencial a la economía y sociedad guatemalteca, pero no es prudente señalar al Banco de Guatemala como foco de fraude y corrupción, cuando el problema radica afuera del Banco. Si el Banco de Guatemala fuera una entidad corrompida, como otras del gobierno central, el país en verdad estaría perdido. Guatemala estaría sumergida en los espirales inflacionarios que han ocasionado que países como Argentina, Brasil, Perú, Nicaragua tuviesen en su historia económica episodios de inflación arriba de 5,000% anual en la década perdida de 1980, y Venezuela y Argentina hoy parecen querer repetir la historia de la inflación y devaluación de la moneda. Sin embargo, Guatemala se ha escapado del sendero de la hiperinflación, y es debido al criterio técnico y compromiso profesional que tiene el personal del Banco de Guatemala. Si fuera el Banguat una institución corrupta, no seria necesario señalar la corrupción, pues los efectos de bancos centrales políticamente comprometidos están siempre a la vista, manifestándose como un tremendo desorden económico. 
¿Qué tan importante es la estabilidad en el nivel general de precios? Fue Lenin mismo quien dijo que la mejor manera de destruir la sociedad occidental era destruir su moneda. De la misma lógica, resulta que la mejor manera de demostrar el valor de la sociedad libre es por medio de la prosperidad en un ambiente de dinero estable. Únicamente una moneda estable puede asegurar que se cumplan las funciones de dinero como un medio de intercambio, una unidad de contabilidad y reposito de valor. La inflación causa una asignación de recursos incorrecta, debido a las distorsiones en el esquema de precios relativos, el impuesto de la inflación. El mayor costo de la inflación es su efecto sobre los pobres, a quien les pega mas duro. 
Existe una amplia literatura que establece la importancia de moneda estable, y que el banco central, si se tiene uno, sea institucionalmente autónomo e independiente. Walter Eucken, padre del Ordoliberalismo, estableció que la política monetaria es de central importancia. La constitución monetaria tenía que ser organizada de tal manera que la moneda tuviese un valor estable. Esta función, afirmo Eucken, tomaba primacía sobre cualquier deseo de bajar el desempleo, estimular la economía y financiar el gasto público. Para Eucken, dejar a los encargados de la política monetaria con demasiada discreción sería un despropósito. La falta de información, debilidad ante grupos de presión y opinión pública influirían de tal manera que los encargados de política monetaria no podrían cumplir con la tarea de controlar los precios. 
Guatemala goza de un Banco de Guatemala independiente, autónomo y funcional, creíblemente comprometido con la única misión de estabilidad en el nivel general de precios. El conservadurismo sano de la política monetaria así como la sólida institucionalidad del Banco de Guatemala se debe en gran parte a la influencia de Manuel Ayau, quien promovió la prohibición de financiamiento del gasto público por parte del Banco de Guatemala, una medida Ordoliberal por excelencia. Asimismo, se debe a la conducta profesional del Banco de Guatemala mismo, que se auto impone costos para adquirir credibilidad, la moneda de circulación común en el mundo globalizado de la política monetaria. Esto lo hace con su práctica de Esquema de Metas Explicitas de Inflación, en donde el Banguat anuncia ex ante cual va ser su meta de inflación para cada año, para anclar las expectativas de los agentes económicos, cosa que solo podría hacer si tiene credibilidad. 
Visto de esta manera, el peligro del gran fraude al que alude Federico Bauer sería más bien de un gobierno central que buscase romper la independencia y la autonomía del Banco de Guatemala, que ha hecho su trabajo acorde sus propios criterios técnicos, conocidos y compartidos con todos. La escuela de Opción Pública nos dirige la atención a los incentivos oscuros de los gobiernos de turno de estimular la economía artificialmente por medio de gasto, deuda e inflación en el corto plazo. Por esto, perenemente habría tensión entre las autoridades fiscales, que ansían, siempre y en todo momento, por más discreción y autoridades monetarias responsables, que apuestan por reglas sobre discrecionalidad para adquirir así más credibilidad y confianza ante el público de agentes económicos relevantes. La independencia del banco central es una restricción para quienes quieren maximizar su discreción mientras están en el poder. He aquí la razón de las medidas y propuestas que, en el largo plazo tendrían el efecto de poner en duda la independencia del Banco de Guatemala. La mejor estrategia, en este caso, es insistir en el cumplimiento de la ley por parte del gobierno central, y en la independencia del banco central.
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER