17° GUATEMALA
26/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Sobre la eventual desaparición de Israel

Redacción
30 de julio, 2014
El mundo de hoy es testigo de una guerra existencial entre las fuerzas del terrorismo islámico, lideradas en el campo de batalla por Hamas, y el estado Hebreo de Israel. Es existencial porque la guerra ofensiva contra Israel tiene para las fuerzas oscuras representadas por Hamas la extinción del estado de Israel como meta principal. La triste realidad, o tremenda felicidad de los progres anti-semíticos, es que seguramente las fuerzas de la oscuridad una dia lograran su cometido. Con toda probabilidad, Israel va desaparecer del planeta un día. Sus enemigos son demasiado fuertes, y sus antes amigos la han vergonzosamente abandonado. Mi pregunta para la izquierda que se la lleva en contra de Israel es ¿Qué habrá ganado la humanidad con la aparición de un régimen musulmán más? 
Que pondrán los regímenes fundamentalistas musulmanes dominantes en la región que hoy se llama Israel? Buena pregunta, porque si el pasado es prólogo, lo que NO pondrán ahí los musulmanes es un estado palestino, que jamás ha existido en esa región, ni siquiera durante los siglos de monopolio de poder de parte de los imperios musulmanes. El llamado por la creación del estado palestino empezó solo con la creación del estado de Israel. Fue cuando comenzaron los tremendos flujos de inmigrantes a esa pequeña región, de judíos que hicieron del desierto un paraíso, y también de árabes que querían vivir en mejores condiciones de las que sus hermanos musulmanes fueron capaces de proporcionarles. Vale recalcar, Israel ha hecho una civilización moderna de la nada, mientras los regímenes musulmanes petroleros no han logrado salir del siglo IX con todas las ventajas de ingresos de recursos naturales en los que ellos tampoco tuvieron nada que ver con su exploración y explotación. Por el estado de vida que brinda la civilización libre y moderna, Israel típicamente tiene flujos positivos de migración neta, e Irán flujos negativos, pese a que Israel vive bajo condiciones constantes de guerra. 
Regresando a la pregunta básica ¿Qué pondrían en su lugar las fuerzas del fundamentalismo islámico cuando logran su cometido públicamente declarado de eliminar a Israel de la faz de la tierra? Una opción podría ser una especie de spa Islámico, con servicios completos, incluyendo la mutilación genital de las mujeres. Tal vez un canal de televisión en tiempo real, para filmar las decapitaciones de cristianos que ocurren en masivo en Siria e Iraq, sin que el mundo levante la voz en amonestación. De repente algo más progresista, como centro de rehabilitación de mujeres perdonas de ser ejecutadas a piedrazos por haber traído deshonra a sus familias … cuando fueron violadas por otros hombres musulmanes adultos. Si le parecen duros estos ejemplos al lector, que se recuerde que es algo que ocurre comúnmente HOY, AHORITA, a lo largo del mundo islámico bajo el control de los fundamentalistas que incitan la guerra constante contra Israel. 
Los medios occidentales participan en una conspiración, construyendo una falsa, hipócrita narrativa contra Israel, que Israel es el agresor, o, mínimo, responde fuera de los principios de reciprocidad. Lo hacen porque se han prostituido, y están bajo la influencia de los petrodólares de los regímenes petroleros islámicos, y lo hacen con la plena conciencia que violan todos los principios de objetividad que supuestamente rigen su ejercicio profesional. La izquierda internacional se opone a Israel simplemente porque es aliado de EE.UU. y no pueden admitir que los enemigos del imperio son enemigos de la humanidad y la civilización moderna. 
Solo un anti-Americanismo irracional puede explicar la animadversión de la izquierda internacional contra Israel. Sin petróleo, Israel logró un nivel de vida en términos de ingresos per cápita arriba de Irán, Jordania, e Iraq, incluso antes de la guerra entre el régimen de Saddam Hussein y EE.UU. Israel, de hecho, es un ejemplo del estado de bienestar moderno y funcional, con servicios públicos de educación y salud, y proyectos colectivistas como los kibutz que funcionan mejor en Israel que en países como Cuba, Venezuela o Corea del Norte. Israel tiene todas las cualidades de un régimen candidato para ser modelo de las fuerzas progresistas, pero pareciera que, a nivel mundial, estas odian mas a EE.UU. que aman a sus propios principios ¿Derechos gay? ¿Derechos de la mujer? ¿Mujeres en posiciones de mando y combate? Impuestos para financiar gasto público dedicado a servicios orientados a derechos de segunda y tercera generación? Israel cumple con todos los puntos de la corrección política de izquierda, excepto uno: es aliado de EE.UU. 
Dejo al lector con una tarea. La próxima vez que se encuentra con un “critico” que recita los puntos de propaganda de Al Jazeera (pero que escucho en Univisión o CNN en español), pregúntele: ¿Puede identificar una sola cosa buena de un solo régimen islámico? Yo he hecho este esfuerzo. Nadie ha podido identificar una sola cosa de lo caracterizaría lo que consideramos la buena sociedad en los regímenes islámicos. Ni los más duros críticos de Israel pueden identificar un solo punto de admiración de los regímenes que quieren destruirla, mientras Israel cumple con todos los requisitos de una civilización bella, moderna y libre. Ni siquiera se atreven a afirmar que los palestinos vivirían mejor bajo un régimen israelí que bajo un régimen fundamentalista musulmán.
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER