17° GUATEMALA
02/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

15 años de infortunios. Parte II

Redacción República
27 de agosto, 2014

Se acaban de cumplir, el 9 de agosto, los 15 años del
gobierno del autoritario “dueño” de Rusia y de los rusos Vladímir Putin. Hace
15 años, en 1999, para sorpresa de todos los ciudadanos rusos, el entonces
Presidente Borís Yeltsin nombra a Putin el primer ministro, cargo que lo hará
saltar hacia el puesto máximo. Ahí comienza la así llamada “era de Putin” en la
historia contemporánea rusa.

Durante estos 15 años incluso de los fracasos de la política
interna del país el gobierno sacó tanto provechó como pudo, gracias al dominio
de la información pública. Las explosiones de las casas-condominios en Moscú en
1999 – supuestamente por los terroristas chechenos -, ni el trágico final del
submarino Kursk en el 2000 donce murieron muy lentamente, sin que la ayuda
nunca llegara, 118 marinos, en su mayoría muchachos jóvenes; ni la toma de
rehenes por los rebeldes chechenos en un teatro de Moscú en 2002 y su fallida
liberación por parte de la fuerza estatal (donde perecieron 67 personas que
asistían a un musical); ni la toma de la escuela en Beslán en 2004, donde el
ejército que los trataba de liberar mató a más de 330 rehenes, casi todos
menores de edad, nada de esto cambió la opinión del pueblo sobre su nuevo
gobernante. De verdad, los romanos tenían la razón al decir que el pueblo para
ser feliz sólo necesita pan y circo. Y lo que sobra en Rusia es el circo.

Las confrontaciones con los países vecinos (Georgia,
Estonia, Ucrania) también fueron aprovechadas, pero en este caso para elevar el
autoestima nacional lo que se convirtió en los grupos neonazi “skinheads” cuyo
lema es “Rusia para rusos” y “los rusos somos la raza superior” que en el 2007
asesinaron en las calles de las ciudades rusas a más de 80 personas que no
parecían rusos (entre ellos extranjeros y los ciudadanos rusos de otras
etnias). Sólo 3 casos de ellos ha sido llevado a los tribunales y en dos casos
los delincuentes fueron absueltos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En una conferencia de prensa Putin igualó el pueblo ruso con
el soviético y vanaglorió al pueblo soviético como el pueblo libertador de
Europa y del mundo, aludiendo a la Segunda Guerra Mundial, y abiertamente
amenazó a cualquier país que no reconociera estos méritos cerrarle el flujo del
gas natural. La táctica fue aprobada por los rusos en múltiples ocasiones y
Europa Occidental tuvo que tragar esta amenaza después de dos cierres de
gaseoducto ruso, lo que dejó a la Unión Europea por varios días sin este
carburante.

Con todo esto creció desproporcionadamente el aparato
estatal y burocracia, el pueblo fue privado de cualquier posibilidad de abrir
pequeños o medianos negocios, aunque el propio pueblo prefiere esperar milagros
del gobierno que pensar en los negocios, y lo que es lo más típico de cualquier
poder autoritario, fue creada la figura del enemigo acérrimo del país, a través
de las confrontaciones con la Unión Europea y los EEUU.

La famosa “vertical del poder”, implementada por Putin y que
consiste en desfederalización del poder (¡en una federación!) y en el
nombramiento de los gobernadores de las 89 provincias por el presidente – antes
de Putin a los gobernadores los elegía el pueblo -, la presentación de la
oposición como delincuentes comunes y como perturbadores del orden público, la
idealización de la persona del presidente a través de la creación de las
organizaciones políticas juveniles e infantiles (a semejanza del hitlerjugend
nazi por lo que recibieron el mote de putlerjugend en Rusia), todo esto permite
anunciar el fin de la democracia en el país. En varias ocasiones tanto el
propio Putin como muchos de los rusos, al mencionar la falta de democracia, han
alegado diciendo que Rusia no necesita ni quiere una democracia “occidental”
sino que le conviene “una mano dura” como la
que tiene el presidente saliente.

Los últimos eventos, que han sucedido y están sucediendo en
Ucrania, agobiada por los terroristas creados y criados por Putin y sus
allegados, prueban que Rusia va al abismo totalitario – una añoranza de un amo
todopoderoso que ansían tener los rusos. Las encuestas muestran que el 84% de
los rusos apoyan las barbaridades de este político nefasto lo que prueba que
los esclavos prefieren tener a alguien quien piense y tome las decisiones por
ellos a cambio de las libertades.


[email protected]


SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER