Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Independencia

Redacción República
22 de septiembre, 2014

El 18 de septiembre los escoceses eligieron no independizarse del Reino Unido. El Reino Unido (‘R.U.’), o United Kingdom, es conformado por 4 países, Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales. El R.U. tiene un sistema político parlamentario, cada región de cada país tiene derecho a elegir representantes para el parlamento. El partido que tiene mayoría puede nombrar al primer ministro y formar un gobierno hasta las próximas elecciones. El Primer Ministro tiene poder sobre los 4 países, pero en algunos temas cada país toma sus propias decisiones, por ejemplo, Escocia tiene su propio parlamento, el cual tiene potestad sobre temas específicos en Escocia. En deportes puede ser confuso, en el fútbol cada país compite independientemente, pero en las olimpiadas compiten como ‘Team Great Britain’, en donde Great Britain, o Gran Bretaña en español, está conformada por Inglaterra, Escocia y Gales. El voto sobre independencia fue un evento histórico y otro ejemplo del mérito del sistema democrático, ya que si los escoceses hubieran votado a favor de independencia, el resto del R.U. hubiera respetado la decisión.


Fue fascinante ver a los políticos y formadores de opinión expresar sus ideas a favor y en contra de la independencia, en muchos casos los argumentos eran sobre nacionalismo económico. Los que apoyaban la independencia decían que Escocia tiene la mayoría de reservas de petróleo y los que estaban en contra de la independencia decían que Escocia no tendría acceso a la libra esterlina y que de un día a otro los escoceses le deberían las hipotecas de sus casas a bancos ‘extranjeros’. Ambos campos ignoran el hecho que no son los países los que intercambian bienes y servicios, sino empresas y personas individuales. ¿Acaso a los guatemaltecos nos importa que la leche Dos Pinos sea tica o que el Citibank sea gringo? De igual forma, las petroleras Shell y BP seguirían operando en Escocia, la única diferencia es a quien le pagarían impuestos. Y si Escocia hubiera dejado de utilizar la libra esterlina, hubiera podido introducir su propia moneda, que si es manejada correctamente sería tan funcional como la libra esterlina. La riqueza de un país no es función de su acceso a recursos naturales o al nacionalismo económico, de ser así, no habría forma de explicar el éxito de Hong Kong, Singapur o Taiwán.


Otro tema que surgía una y otra vez eran las implicaciones que tendría la independencia de Escocia ante la Unión Europea. Ser parte de la Unión Europea es algo muy importante para Escocia, ya que les permite tener acceso a intercambiar bienes con varios países y permite la libre movilidad de personas, incluso para trabajar, entre todos los países miembros. La Unión Europea no es perfecta pero sin duda ha beneficiado a sus miembros. Por eso fue decepcionante ver como líderes políticos de Europa cuestionaban lo que pasaría con Escocia si ganaba el movimiento de independencia, casi se podía interpretar como una amenaza a los escoceses, que si se independizaban, su futuro en la Unión Europea era incierto, esto fue una pena. No hay duda que políticos de otros países tenían un gran interés en el resultado, ya que de ser exitosa la independencia, otras regiones, como Cataluña en España, podrían utilizar el ejemplo escocés como un precedente.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Escocia eligió continuar siendo parte del R.U. y los motivos del voto seguramente fueron variados y distintos para cada votante. Sin embargo, espero que en el fondo haya sido porque sienten una afinidad con los otros países del R.U. y se sienten orgullosos de ser parte de algo más grande, lo cual no implica renunciar a su cultura. Como me dijo un amigo escocés ‘yo soy orgulloso de ser escocés y orgulloso de ser parte del R.U.’ Si Escocia se hubiera independizado, en el corto y mediano plazo, es probable que hubieran tenido muchas dificultades, no solo por los desafíos prácticos de separar al país, sino porque la mayoría de los líderes políticos son de izquierda. No es difícil ver cómo sus políticas hubieran afectado negativamente a Escocia. Sin embargo, en el largo plazo es difícil predecir qué puede pasar, ya que ante la adversidad nacieron héroes históricos como Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Personajes que literalmente cambiaron el mundo.