17° GUATEMALA
25/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Objetivismo y Lógica.

Redacción
07 de enero, 2015

La habilidad de formar proposiciones habilita al humano para pensar sobre su propio razonamiento y por tanto a juzgar sus propios juicios. La habilidad de evaluar el propio proceso mental le da un poder de auto-control que lo libera de la naturaleza meramente reactiva del nivel perceptual. La cognición perceptual es automática, generada por el mundo a su alrededor, es determinística. La cognición conceptual es volitiva, auto-iniciada, auto-dirigida, y controlable. Puede usar su mente para controlar sus operaciones mentales y usar las ideas que ha formado para dirigir el proceso por el cual llega a nuevas ideas; puede usar los conceptos axiomáticos para juzgar la relación de sus actos mentales con respecto a la realidad, y dirigir su mente en base a dichos juicios. Al usar los conceptos axiomáticos y los de consciencia para juzgar introspectivamente, se vuelve cognitivamente auto-determinado. Puede decidir, conscientemente, qué preguntar, qué considerar, en qué enfocarse, como proceder.

Pero el proceso conceptual es falible, precisamente porque es controlado por la voluntad propia, y por tanto, puede juzgar erróneamente y llegar a conclusiones que sean falsas, conclusiones que contradigan los hechos percibidos. Por eso, para identificar la realidad, para juzgar correctamente, necesita un método, con estándares que lo guíen. El nombre de este método es: lógica

El propósito de la lógica es que el razonamiento corresponda con los hechos, que los refleje fielmente. Para eso la lógica requiere que uno empiece el razonamiento y lo desarrolle a partir de la observación perceptual, única fuente de información que disponemos sobre los hechos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La lógica define el tipo de procedimientos que uno debe seguir –en la formación de conceptos, la elaboración de juicios o proposiciones, y en las inferencias –para mantener el razonamiento conectado a la realidad percibida. Es el método de prueba y el método requerido para adquirir conocimiento.

El humano sobrevive, progresa y prospera por medio de la adquisición y uso de conocimiento conceptual. La lógica es el método de adquirir conocimiento y de asegurar que es conocimiento.

El imperativo lógico al tratar con el material derivado de la percepción es: ser consistente. Ser consistente es crucial, porque las contradicciones no existen en la realidad, las cosas son lo que son, nada más, así que un proceso mental que implique una contradicción, se ha apartado de la realidad y por tanto es inválido. Un producto conceptual que contradice cualquier hecho es falso.

Aristóteles identificó la Ley de No Contradicción como el principio básico de todo conocimiento. Su formulación es:

“Es imposible que el mismo predicado pertenezca y no pertenezca al mismo sujeto, simultáneamente y en el mismo sentido.” O: “Es imposible afirmar y negar la misma cosa.”

Por ejemplo, Chanon no puede ser mujer y no ser mujer al mismo tiempo. Puede cambiar de bebe a mujer, con el tiempo, pero eso no viola la Ley de No Contradicción. De hecho, la Ley de No Contradicción abarca el cambio: crecer, no es, al mismo tiempo, no crecer. “En el mismo sentido” es también esencial: No puede crecer en una parte y no en otra. No puede ser adulta y bebé al mismo tiempo. Pero en un tiempo y en un sentido, es lo que es, y no es lo que no es.

El corolario de la Ley de No Contradicción es la Ley del Tercio Excluso, que afirma que toda proposición ha de ser verdadera o falsa, es decir, que no hay término medio, que un tercer término o posibilidad entre la verdad y la falsedad, queda descartado. Sea cual sea la proposición X, ocurre que es A o no A. Otra manera de formularlo es: Una cosa dada debe o tener o no tener una característica dada al mismo tiempo y en el mismo sentido. Debe ser A o no ser A.

La violación del Tercio Excluso se reduce necesariamente a una contradicción. Esta violación afirmaría que algo que es, no es A y no es no A, al mismo tiempo y en el mismo sentido. Pero lo que no es A es algo, solamente que algo diferente de A. Por tanto, una violación del Tercio Excluso, sería algo que es diferente de A y que no es diferente de A, o sea, una contradicción. “Chanon no es mujer” tiene que ser falso, si “Chanon es mujer” es verdad. No hay tercera posibilidad.

“Chanon no es varón” indica que tiene que ser algo que no sea varón. Lo que Chanon no puede ser, es varón y ser algo diferente de varón, al mismo tiempo y en el mismo sentido. Eso es una contradicción.

O lo que Chanon no puede ser, es mujer y ser algo diferente de mujer, al mismo tiempo y en el mismo sentido. Eso es una contradicción también.

Las leyes de No Contradicción y de Tercio Excluso son reformulaciones de la Ley de Identidad –ser es ser algo específico: A es A – hechas con el propósito de guiar la cognición. Pensar que una cosa es A y que no es A en el mismo aspecto, es sostener que la cosa es todo en ese aspecto. Pero ser todo en un mismo aspecto es ser nada en particular en ese aspecto. Es no ser una identidad.

Si Chanon es simultáneamente mujer y no es mujer, entonces no es una identidad específica con respecto a ser mujer. Si Chanon está simultáneamente aquí y no está aquí, entonces no hay identidad con respecto a donde está.

El conocimiento es el darse cuenta de la identidad de las cosas, y la lógica nos dice cómo usar nuestra facultad conceptual de maneras que formemos conceptos que reconozcan que las cosas son lo que son, en lugar de conceptos que son contradicciones o sin identidad.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER