25° GUATEMALA
25/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

De Pérez a Pérez, aprendamos

Betty Marroquin
10 de agosto, 2015

Amigo lector, está en juego el futuro de Guatemala. Está en juego el futuro suyo, mío y más importante aún, el de sus hijos.   Momento demasiado crucial para tomar decisiones con el hígado, preso de pasiones caldeadas, enemistades, simpatías, antipatías y sentimiento.   Estamos en un momento de trascendental importancia para Guatemala, y debemos decidir con la cabeza fría, bien fría. Muchos aún claman insistentemente porque Otto Pérez deje el poder. Quieren su renuncia a toda costa. En lo personal, pienso que sea una pésima idea. Es verdad que el Presidente ha seriamente dañado la dignidad de su cargo, insultado nuestra inteligencia, defraudado la confianza de quienes votamos por él, y hecho trizas cualquier átimo de buena fe que hubiera podido quedar en su gobierno. Estamos a menos de dos meses de las elecciones y muchos no se dan cuenta que quien entrega el 14 a las 14 es ahora irrelevante, y que exigirle la renuncia nos podría poner en grave peligro.

El Doctor Luis Carpio, gran amigo venezolano, diplomático experimentado al más alto nivel, brillante analista político que vive la realidad de la Venezuela de hoy, me compartió este pensamiento que ahora les traslado por razones obvias: “Creo que lo más importante que pueden hacer los guatemaltecos en este momento es abrir bien los ojos y poner a trabajar las neuronas. Los problemas de las vísceras se tratan con remedios, no se deben traducir en decisiones vitales que luego pasarán décadas lamentando. Sería como tratar la acidez amputándote el estómago. Es muy tentador pensar que no se puede caer más bajo, que lo que venga, sea lo que sea, tiene que ser mejor. Pues no. Ahí tienen a Venezuela, a Cuba, a Zimbabue, a Corea del Norte (y no necesariamente en ese orden). Nunca hay nada tan malo que no pueda estar peor. Quienes dicen que “hemos tocado fondo” no terminan de entender que el “fondo” es una ilusión óptica, una quimera. Lo más importante es lo que dije al principio sobre los ojos y el cerebro. Miren alrededor y pregúntense ¿quiénes son los que están presionando esta renuncia? ¿Lo que sucede es tan terrible que no pueda esperar al fin del período constitucional, especialmente ahora que sabemos lo que pasa?”

El famoso “caracazo” que sacó a Carlos Andrés Pérez del poder se produjo como reacción a la lucha contra la creciente corrupción en Venezuela, que implicaba la pérdida de oportunidades para los políticos de turno de continuar abusando del poder, preservando el nepotismo y los beneficios obscenos de que gozaban. Pérez buscaba hacer cambios positivos, pero lo intentó en el modo equivocado. Su propio partido lo sacó del poder siete meses antes de las elecciones. Pudo más la ambición y reconocida mediocracia que la visión de país, y ante la posibilidad de tener que funcionar en un sistema de libre mercado, como viles villacos, aprovechando el descontento de la masa, destronaron al Presidente y cambiaron el rumbo del país para peor.   Buscando alguien que segun ellos pudieran manejar, llego Chavez. Sólo que sorpresa, el hombre no era manejable, era un psicópata comunista completamente fuera de cualquier tipo de control.   ¿Es ésto lo que deseamos para Guatemala? ¿Se han percatado del riesgo que corremos de caer en ese mismo tipo de manos? Son muchos los que estan subestimando a la izquierda chapina organizada y sólida.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Amigo lector, quitémonos los miedos y digamos las cosas como son y sin tapujos. La izquierda de esos dinosaurios retrógrados incapaces de producir un peso con el sudor de su frente son los únicos, oiga bien, los únicos que se beneficiarían de una ruptura en el Estado de Derecho. Son los únicos que saldrían ganando si sacamos a Pérez Molina de su silla, y continuamos con la retórica de la renuncia. La izquierda está organizada para tomar las riendas si nosotros, los del sector productivo, nos dejamos. Hago la salvedad que por sector productivo me refiero a todo aquel que trabaja y no vive como parásito de la sociedad. Desde las señoras que me venden los deliciosos mangos que adoro en la esquina del parque de la Antigua, hasta usted señor empresario que da miles de plazas de empleo pagando en regla y tomando riesgos a diario para sacar adelante a su empresa. ¡Basta temores señores! Pongámonos los pantalones bien puestos, de una vez por todas. Lleguemos a la contienda electoral y derrotemos a quienes no queremos, en un ejercicio democrático fundamental y libre. Defendamos el proceso, votemos. El voto de la capital es vital, pues hombre, usémos esa herramienta a la que tenemos derecho y que es a su vez, una obligación ejercer.

El TSE acaba de declarar que Líder ha gastado más de Q53 millones en campaña, y por ende, sobrepasado por casi dos millones de quetzales el techo impuesto. Clamemos porque los señores del TSE tengan el valor de aplicar el inciso f del Artículo 21 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos que reza: ARTICULO 21. Del financiamiento de las organizaciones políticas y campañas electorales. Corresponde al Tribunal Supremo Electoral el control y fiscalización de los fondos públicos y privados que reciban las organizaciones políticas para el financiamiento de sus actividades permanentes y de campaña. El reglamento regulará los mecanismos de fiscalización.

El Estado contribuirá al financiamiento de los partidos políticos a razón de el equivalente en quetzales de dos dólares de los Estados Unidos de América, por voto legalmente emitido a su favor, siempre que haya obtenido no menos del cinco por ciento (5%) del total de sufragios válidos, depositados en las elecciones generales. El cálculo se hará, tomando como base la mayor cantidad de votos válidos recibidos, o para los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República o en el Listado Nacional para los cargos de Diputados al Congreso de la República. Se exceptúan del requisito del cinco por ciento (5%), a los partidos que obtengan por lo menos una diputación al Congreso de la República, quienes recibirán igualmente el financiamiento. El pago del financiamiento se efectuará dentro del período presidencial correspondiente, en cuatro cuotas anuales iguales y durante el mes de julio de cada año. En caso de coalición el financiamiento se distribuirá conforme lo determine el pacto de coalición. Los comités ejecutivos nacionales tienen la obligación de descentralizar los fondos públicos que reciban, trasladándolo a los comités ejecutivos departamentales y municipales el porcentaje que dicho comité acuerde. Además de lo anterior, el financiamiento de las organizaciones políticas y campañas electorales se rigen por las disposiciones siguientes:

LEY ELECTORAL Y DE PARTIDOS POLÍTICOS DECRETO NÚMERO 1-85

ARTICULO 21. Del financiamiento de las organizaciones políticas y campañas electorales. Corresponde al Tribunal Supremo Electoral el control y fiscalización de los fondos públicos y privados que reciban las organizaciones políticas para el financiamiento de sus actividades permanentes y de campaña. El reglamento regulará los mecanismos de fiscalización.

  1. f) El incumplimiento de las normas que regulan el financiamiento a las organizaciones políticas, conlleva la aplicación de sanciones administrativas o penales que determine la ley, así como la eventual cancelación de la personalidad jurídica de la organización respectiva.

Hagámoslo y dejemos claro a esa izquierda diletante, pusilánime, mediocre, obscura, mezquina, perversa, parásita, inservible, obtusa y más que pasada de moda, que Guatemala será siempre LIBRE, SOBERANA e INDEPENDIENTE, y que como dice nuestro himno, antes muertos que esclavos.   Cayó el muro de Berlín, Cuba se está acercando a su mayor enemigo, China está cada vez más abierta a ideas occidentales, y sólo el eje chavista va para atrás cual cangrejo. ¿A quién vamos a imitar, qué camino vamos a seguir? De nosotros depende. Y no es ya manifestando que lograremos nada. Debemos informarnos, leyeer, escuchar las propuestas y debates, para definir por quién votaremos. Nada de irse de fin de semana largo al puerto. Si usted alega y protesta, ¡vote!

Espero tanto no “sentir el hedor del conformismo en el aire”, como diría Margaret Thatcher.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER