22° GUATEMALA
25/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Cuarto mundo

Redacción
21 de enero, 2016

Los acontecimientos fundamentales y accesorios propios del conocimiento público de los salarios del Congreso de la República de Guatemala, sus móviles, su intencionalidad están claramente establecidos por los congresistas. Ellos saben y autorizan los montos de los salarios que devenga la burocracia a su servicio en el Congreso y sus respectivos aumentos. Es común ver que los aumentos se producen incluso varias veces en un mismo año. Las acciones clientelares de la burocracia están marcadas por matices de la más diversa índole que sitúan a Guatemala como candidato primordial para que en el contexto internacional pueda considerarse a ese exceso de cinismo como un cuarto mundo.

Si el término tercer mundo fue acuñado en Francia en 1952, el término cuarto mundo corresponde a Guatemala en 2016. Esto implica al país con un grado de degradación y cinismo lo hacen en el contexto de su marco legal fusionado con la arbitrariedad de quien lo denuncia presionado por quienes quieren anexionar una nueva forma de hacer política.

Recuerdo que cuando se juzgan a los militares del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial ellos responden que son criminales de guerra por haberla perdido. Si la hubieran ganado los criminales de guerra hubieran sido los aliados que lanzaron dos bombas atómicas sobre población civil cuyas consecuencias perviven hasta el día de hoy.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Las acciones de transparencia están focalizadas y dirigidas a tal punto que la violencia en las calles protagonizada por niños de ocho años que empuñan un arma no son significativas como no lo fue durante la administración Bush el paso del huracán Katrina en 2005. En ese entonces no interesaron las minorías en las cuales hubo muerte y destrucción y afectaron la política de gobierno del presidente Bush. Ese huracán dejó pérdidas por mías de 108,000 millones de dólares.

Las acciones en el Congreso de la República tienen la intencionalidad de colapsar el sistema republicano guatemalteco garantizado en la Constitución a partir de acciones quirúrgicas bastante documentadas en los medios de comunicación para que formen opinión pública.

Los problemas de Guatemala no son solo salud, violencia y hambre sino aún más graves son la intervención política que terminará con un cambio significativo a la Constitución de la República y la readecuación de los intereses de poder en Guatemala. Los factores no son aislados y el Señor Presidente no puede juzgar el papel de mesías cuando su política de gobierno está comprometida a terminar con lo poco que queda de las instituciones en Guatemala.

No hay un interés en la reformulación sino en aislar aún más a la población de los procesos de civilización y que el mismo sea el pivote para un nuevo mundo.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER