27° GUATEMALA
14/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Más allá del lustrado

Redacción
23 de enero, 2016

Esta es la noticia que ha conmovido a todos los usuarios de las redes sociales. Dos hermanos, Carlos y Mario Cumez, nacidos en Quiché, viven en un pequeño apartamento en la Terminal y todos los días, después de estudiar en la Universidad Panamericana la Licenciatura en Enfermería y Gestiones Médicas, se dedican a lustrar zapatos en la zona 14 para poder pagar sus estudios.

Guatemaltecos como ellos (que trabajan y estudian a la vez) hay muchos y, lastimosamente, escuchar de jóvenes que trabajan para costear sus estudios por la deficiencia de becas y la mediocre educación pública ya no es novedad.

Por eso lo que despertó mi curiosidad por la noticia fue el hecho de que estos hermanos fueron “expuestos” por una madre y su hija que pasaron por un lustrado de botas. Ollet Santisteban es el nombre de quien se tomó el tiempo de platicar con estas personas, escucharlos y publicar su historia en Facebook para hacer algo al respecto. Gracias a ella y a la reacción de apoyo en redes, la Universidad Panamericana le otorgará becas a estos dos hermanos para que puedan continuar con sus estudios y, quizás, trabajar menos o utilizar esos ingresos para mejorar su calidad de vida.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Lo dije en otra columna y lo repito: todo trabajo es digno. Ahora me gustaría agregar que toda persona tiene una historia que contar y otra que escuchar. Simples actos humanos cambian vidas enteras. Una conversación durante un lustrado de botas generó dos becas universitarias. ¡Ahora imagine todas las oportunidades que perdemos de ayudar a otros solo por ir tan rápido por la vida! Creo que vale la pena detenerse, conversar y pensar más en los demás. Ir más allá del lustrado, como las mujeres de esta historia.

Usted y yo somos historiadores por naturaleza y de seguro tenemos una buena historia que contar. La pregunta es, ¿por qué no contarla?

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER