26° GUATEMALA
19/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

7 milímetros de problemas: Aedes Aegypti

Redacción
30 de enero, 2016

Aedes Aegypti es el nombre del protagonista de siete milímetros que tiene a América de cabeza. Este mosquito de origen africano no sería popular de no ser por sus recientes averías en el continente. El Aedes Aegypti es el responsable de enfermedades que se han hecho famosas en los últimos meses como el dengue, chikungunya, zika y la fiebre amarilla.

No es un secreto que el virus zika es el más popular del momento y que el chinkungunya no pasó desapercibido por Centroamérica y el Caribe (reportando más de 4,756 infectados).

El caso de Brasil es escalofriante. Este ha sido uno de los países más afectados por este pequeño invasor, con la expansión descontrolada del virus zika, que se cree es causa de los emergentes casos de microcefalia en el país que se espera sea la sede de las próximas olimpiadas. El Ministerio de Salud brasileño y la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmaron a finales del año pasado que los casos de microcefalia habían aumentado 20 veces desde el 2010 y que se registraban 100 casos de cada 100 mil nacidos…y este año continúan en ascenso.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Con tres enfermedades comunes en la región, derivadas de un solo mosquito, considero que es importante hacer un diferenciación y comparación entre las tres, puesto que, bien informados es más posible combatir una amenaza de siete milímetros.

El dengue y el chinkungunya son transmitidos por, además del Aedes Aegypti, otro tipo de mosquito; el Aedes Albopictus. El cansancio, la fiebre, el dolor muscular se presentan en los tres, aunque en el caso del chikungunya (que significa doblarse de dolor) hay síntomas de dolor en las articulaciones, mientras en el dengue persiste el dolor de ojos, cabeza, agrandamientos de ganglios linfáticos, y comparte con el zika síntomas de salpullido y comezón. El tratamiento para las tres consiste en aliviar la fiebre y el dolor, ya que no existe una vacuna.

El Aedes Aegypti ha dado de qué hablar y qué hacer a los Ministerios de Salud de los países latinoamericanos, a la OMS y de seguro no se quedará allí. Lo importante es estar informados, alertas y prevenir cualquier tipo de provocación del virus.

La responsabilidad radica en identificar el problema e informarse para no cometer errores y así ayudar a otros. El problema es el Aedes Aegypti y sus enfermedades transmitidas. La primera solución comienza con informarse sobre esta amenaza, cosa que usted y yo podemos y debemos hacer.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER