22° GUATEMALA
17/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La Sociedad Guatemalteca.

Redacción
13 de febrero, 2016

Sociedad. Entre los sinónimos de esta palabra figuran casa, familia, compañía y hasta colectividad. La Real Academia Española la define como “conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes”. Si quisiéramos ampliar este enunciado, podríamos decir que es el “conjunto de personas que se relacionan entre ellas, con base a determinadas reglas de organización jurídicas y cotidianas, y que a la vez comparten una misma cultura en un espacio establecido”. Pero usemos la definición que usemos, sociedad es y será precisamente eso: personas que conviven en un mismo espacio, regidos por las mismas normas. Y, para sorpresa de muchos, la sociedad guatemalteca no es la excepción.
Guatemala es un país cuya sociedad ha ido cambiando, eso sí. El guatemalteco conservador, silencioso, nervioso y extremista como el de los últimos años del siglo anterior no se parece en nada al de este siglo. Conservadores en pensamientos y normas quizás, pero liberales en formas de actuar. Políticos por deporte, no por profesión y economistas en las calles mas no en los altos mandos. Idealistas empedernidos, poetas medio mudos. Excelentes trabajadores individuales que desconocen, o prefieren ignorar, el trabajo en equipo causa de las malas experiencias previas. Doctores de risas y chistes. Optimistas por naturaleza. Expresivos hasta los dientes, entusiastas a más no poder. Luchadores de medio tiempo. Necios expertos. Ignorantes cuando conviene, listos cuando por fin no lo ocultan. Pensativos, con una memoria demasiado buena como para permitirse sanar por completo. Deseosos de un futuro pero con el miedo de soltar el pasado; un pasado con historias que se cuentan, una y otra vez.
Esta es la sociedad guatemalteca. Hoy por hoy, esto es lo que somos, porque así lo hemos querido y permitido.
La pregunta es entonces, ¿qué cambiaríamos? Claro, si es que realmente quisiéramos cambiar más de algo…

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER