Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Tragedia nacional en educación sexual

Redacción
07 de febrero, 2016

Por Antonio Wohlers  

Cuando inicié a trabajar en la Asociación Pasmo la cual presta servicios y asesoría en Planificación Familiar en el país por medio de las clínicas de Red Segura, me asombré al saber que Guatemala es de los países con mayor número de niñas embarazadas menores a 18 años y con una de las tasas más altas de natalidad en la región.

También fue impresionante saber la información que proporciona OSAR (Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva) que sólo en enero del 2,015, hubo 179 nacimientos en niñas menores de 14 años; que el 70% de estos nacimientos es en el área indígena y que el 89% de los embarazos es por violación de un familiar y 30% por violación del propio padre, teóricamente la persona encargada de dar protección, salud, amor y velar por la dignidad de su propia hija.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Esto llora sangre.

OSAR también expone que el mayor ausente en la protección de la niñez es el ESTADO. Ahora pregunto, ¿dónde dejamos a los otros responsables? ¿dónde está el papel de las escuelas, colegios, institutos, sacerdotes, pastores, padres de familia, médicos, políticos?

Todos somos culpables de este fracaso, de esta tragedia nacional, de que estas niñas en vez de estar estudiando, gozando su etapa de vida y preparándose para ser productivas y mejorar su calidad de vida y las de su familia, estén siendo violadas y criando hijos.

¿Dónde queda el papel de la Justicia?
¿Porqué no hay encarcelamiento a tanto violador? Quienes después quieren enmendar su error por medio de un arreglo económico o una boda express.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) junta a la UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas) recomendaron en 2,011 unas directrices para disminuir el embarazo juvenil que deben ser adoptadas por los países en riesgo, a saber:

1) Reducir el número de matrimonios en mujeres menores de 18 años .
2) Fomentar la concientización sobre educación sexual.
3) Aumentar y promover el uso de métodos anticonceptivos en jóvenes adolescentes para disminuir el embarazo juvenil.
4) Disminuir las relaciones sexuales en adolescentes a través de de la educación.
5) Disminuir la tasa de aborto en jóvenes.
6) Aumentar el uso de servicios especializados en asesoría sexual, control prenatal, atención del parto y control postnatal.

Si cada uno de nosotros cumplimos y exigimos al gobierno cumplir las obligaciones en este tema, disminuiremos el número de embarazadas juveniles y permitiremos a nuestras bellas princesitas convertirse en mujeres dignas para orgullo de los padres y de la Patria.