16° GUATEMALA
01/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Día internacional de la mujer

Redacción
10 de marzo, 2016

Esta semana se celebró el Día internacional de la mujer. En el caso de Guatemala, todavía hay mucho que trabajar para incidir en que las políticas públicas, tengan una visión más integral apegada al origen sobre el cual se basa esta celebración: mejores oportunidades, en condiciones formales de trabajo.

Cuando vemos los datos de la última Encuesta nacional de empleos e ingresos 2014, vemos que la participación de las mujeres en la población económicamente activa, es menor que la de los hombres en todos los ámbitos evaluados. El caso más dramático se refleja en el área rural en donde las mujeres únicamente tienen una participación del 30 por ciento, comparado con un 88 por ciento de participación en el caso de los hombres.

Esto no es sino el resultado de costumbres y creencias machistas. En muchas partes del país se cree que la única función de la mujer al llegar a una “edad de merecer”, es casarse para dar a luz y se cae en que su función es “atender al marido y a los niños”. Estos, son parte de los estereotipos que tenemos que cambiar, si queremos dar mayores oportunidades a las mujeres.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Empecemos por evaluar a Guatemala bajo estándares internacionales. El Foro Económico Mundial, publica anualmente el Índice de Brecha de Género, en el cual nuestro país se encuentra en la vergonzosa posición 106 de 145 países. El indicador, evalúa cuatro grandes factores: La participación y oportunidades económicas, rendimiento escolar, salud y sobrevivencia y empoderamiento político. Las razones por las cuales nos encontramos tan mal evaluados se relacionan directamente a los siguientes factores: limitada participación de la mujer en el mercado laboral, diferencias sustantivas en el ingreso entre hombres y mujeres, una menor tasa de alfabetización en mujeres, baja tasa de inscripción escolar en la educación secundaria y en el ámbito político, un limitado número de mujeres en el Congreso.

Ahora bien, si realmente queremos reducir la brecha entre mujeres y hombres, no es fijando cuotas de participación que se va a lograr, sino comenzando con políticas públicas integrales desde la niñez, en donde se preste mayor atención a temas importantes como: la alfabetización de la niña o incentivar a los padres de familia para que inscriban a sus hijas en la educación secundaria. Luego, necesitamos fomentar la participación económica de la mujer, mediante iniciativas que le permitan elevar sus ingresos: permitir el trabajo por hora, reformas al Código de Trabajo que integren el teletrabajo. El enfoque debe ser hacia mayores oportunidades, si queremos reducir la brecha entre mujeres y hombres. @jczapata_s

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER