21° GUATEMALA
14/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Será de sabios vacacionar?

Redacción
21 de marzo, 2016

La corta temporada de verano dio inicio y a partir del lunes 21 de marzo los establecimientos educativos cierran sus puertas para reabrirlas el lunes 28 o martes 29. Los estudiantes se sienten felices de tener una semana de ocio: muchos maestros ansiaban estas merecidas vacaciones desde hace ya algunas semanas y para muchos padres de familia – ya sea que salgan a vacacionar o se queden en casa – es un momento grato esperado de descanso para unos, de fervor religioso para otros, de goce familiar para otros y de diversión para otros más.

En esta época de procesiones, playas y balnearios llenas y hoteles con ocupación al máximo, hay un factor común para todos: el rompimiento de la rutina, lo cual se convierte a todas luces en un beneficio para cada ser. Un estudio sobre las vacaciones realizado por la organización no lucrativa “Nuffield Health” concluyó que, en las personas que gozan de vacaciones cortas, se notan mejores valores en la presión arterial y un incremento en el estado anímico de las personas.

Derivada del latín, la palabra vacatîonis se refiere – según el Diccionario de la Real Academia Española – al “descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios”. El derecho a las vacaciones fue consagrado por la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 24, promulgado el 10 de diciembre de 1948. En la antigua Roma, los “Días Vacantes” eran días que se trabajaban, pero en donde las personas estaban exentas de obligaciones religiosas. El turismo moderno aparece mencionado por primera vez en escritos de Hipólito Taine, en los que describe la costumbre entre los aristócratas franceses del siglo XVIII de veranear. En Alemania se publicaron en 1836 las primeras guías de viajeros y 100 años más tarde, el 11 de julio de 1936, León Blum, el Primer Ministro francés, aprobó por primera vez la semana de 40 horas y el 20 de julio de ese año decretó 15 días de vacaciones pagadas para todos los trabajadores, medida que luego se propagó a otros países después de la 2da. Guerra Mundial. Es a partir de ese momento que surge el sector turístico y la costumbre de de tomar vacaciones.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Siguiendo esta costumbre iniciada hace 80 años, escribo hoy desde las asoleadas y calurosas playas del Pacífico de Guatemala y le deseo una feliz y segura interrupción a su rutina. Que el regreso de las vacaciones de Semana Santa lo lleve de vuelta a sus actividades cotidianas sintiéndose refrescado, con mejor ánimo y más alto rendimiento en su trabajo o estudios y una renovada creatividad. ¡Feliz descanso!

“La hormiga es sabia, pero no lo suficiente para tomarse unas vacaciones”. Clarence Day.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER