19° GUATEMALA
31/07/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La vida como bien común

Redacción
18 de junio, 2016

¿Qué le está pasando al mundo? Parece que todos hemos olvidado el primer gran regalo que nos dieron: la vida. Solo en nuestro país hay más de 6 muertos diarios. En el país “más poderoso” del mundo comprar un dulce y un arma es casi igual. Llegar armado hasta los dientes y abatir a quién se tenga enfrente es algo que no debería ocurrir nunca, pero en ese país va ocurriendo 7 veces en lo que va del año. Niños mueren en guerras, personas que mueren por sus creencias, ciudadanos que mueren a causa de la corrupción. ¿Cuándo se puso todo de cabeza?
Nos hemos hecho inmunes al dolor y a la muerte. O no es usted de los que escuchan en la radio que mataron a alguien y es casi como si estuvieran diciendo el clima. Ya no hay dolor y menos sorpresa porque haya ocurrido. Y eso… no es normal bajo ninguna circunstancia. Luego nos enteramos que mueren miles de personas en los hospitales y centros de salud por la deficiencia que estos presentan. Muertes que sin lugar a dudas tienen como principal culpable la corrupción. Cada centavo robado, cada fondo malversado significa muerte.
Y afuera de nuestro país, mueren 50 personas por sus preferencias sexuales. Se conmemoró un año de la masacre en Kenia a 148 estudiantes a causa de su fe. Qué está ocurriendo, por qué no estamos aceptando nuestras diferencias. Acaso no hemos logrado entender que son justamente ellas, las diferencias, lo que hace que nuestro mundo marche realmente.
El Estado busca proteger la vida desde la concepción. La Iglesia cristiana en todas sus ramas busca defender la vida, la encuentra como el regalo más sagrado que nos pudo dar Dios. Y la ciencia existe gracias a la vida. Cómo es que tres cosas tan distintas, no ajenas, pero distintas; estén de acuerdo en algo. La respuesta es simple: porque la vida lo fundamenta todo. Y es por ello que debemos cuidarla en todas sus formas y colores, a toda hora y en todo lugar.
Primero, aprecie su vida y haga de ella algo que inspire a los demás. Después uno ya puede empezar a cuidar la vida de los demás, puede sensibilizarse en la pérdida de los otros, siempre comprendiendo que amar la vida no es aferrarse a ella; es luchar para que salga triunfante y digna. Pienso en esto porque hoy llego a 21 años y por más difícil que se pongan las cosas a veces y por poco que entienda lo que está pasando estoy convencida que la vida es el mayor bien común de los seres humanos. Las vidas que tenemos cerca, incluso las de las personas que no conocemos, nos ayudan a formar lo que somos.
¡No olvidemos nunca que la vida es nuestro mayor bien! Qué no tiene sentido hacer nada si va en contra de ella.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER