15° GUATEMALA
03/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Michelle Obama

Adriana Lopez
13 de enero, 2017

Pareciera que una habitante de un país tercermundista no tendría nada que escribir acerca de la primera Dama de Estados Unidos y de sus últimos días en la Casa Blanca. Pero sin duda alguna y dejando atrás la nacionalidad, Michelle Obama se ha robado nuestros corazones con sus amables y profesionales actitudes ante la vida.  

Revisando el material que los medios estadounidenses crearon para decirle adiós a Michelle Obama, pude aprender mucho de ella y de porqué las personas están agradecidas con su trabajo. En un show en específico, la dinámica fue invitar a las personas para que le dedicaran unas palabras a la primera Dama en un vídeo y realmente me sorprendió la diversidad de agradecimientos que le dedicaron. Habían personas agradeciendo desde su sencillez hasta el trabajo que había realizado en las escuelas con la comida de los niños. Un padre de familia dijo: ¡Gracias por que mi hija ahora quiere comer vegetales en la escuela!, otra mujer dijo: ¡Gracias porque me siento empoderada y estoy trabajando en mis sueños!. Otra, ya más adulta dijo: ¡Gracias por estar ahí, me representas, nadie podría representarme mejor que tu! La lista de agradecimientos solo crece y crece más.

Esta mujer realmente revolucionó una idea de primera dama que Estados Unidos y el mundo no había visto antes. Ella entendió que no era el objeto que adornaba la casa presidencial, entendió que su trabajo por estar enfocado a los niños y las mujeres no era menos importante. Y realmente no se si hizo todo lo que debía hacer, pero lo que sí logro fue bastante increíble. Supo decirle a cada persona en ese país (y en otros más) que ellos realmente importaban, que eran maravillosos, que su diversidad los hacía fuertes. Y gracias a eso miles de ciudadanos se sienten hoy empoderados, algo que probablemente una primera dama no sabía que podía hacer.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Michelle Obama me agrada por su determinación, su manera de bajarle volumen al odio que recibió y su contagiosa amabilidad. Leí en páginas y vi en youtube muchos de sus discursos. Ella es realmente un booster y lo fue para mí específicamente por su manera de percibir su inteligencia. Ser la nerd de la clase nunca es la cosa más fácil de la vida, yo lo aprendí en el colegio. Pero la Sra. Obama sí ha hecho algo por todos aquellos que nos sentimos avergonzados por querer sacar 100 siempre, y eso es decirnos que está bien, que es válido. Y que tener ganas de aprender es más cool que cualquier otra cosa.

Michelle Obama no fue la primera dama de mi país, pero creo que merece que la reconozcamos con un referente de motivación. Una persona que supo aprovechar su posición y su influencia no para voltear toda la atención hacia ella, sino para servir como un espejo para que muchos niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres se sintieran completos, valiosos y suficientes.

Ojalá fuéramos todos como ella, una conciencia despierta que anima constantemente a otros para que sepan que pueden brillar. Y aún más importante, que brillar no está mal.

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER