17° GUATEMALA
22/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

En el balance, la educación nacional

Diana Brown
18 de julio, 2017

“El sistema educativo se tendría que construir pensando en el desarrollo de los niños”

 Richard Gerver

Una gestión exitosa, sea en el nivel personal, familiar o institucional,  inicia con una figura financiera totalmente establecida. De nivel personal, del hogar o de la empresa, o en el nivel superior,  la jerarquía del Estado. Se efectúa una planificación detallada, con la visión de trescientos sesenta grados, previendo cualquier escenario posible, con sus retos y/o vías de establecimiento, o si fuera necesario, de rescate

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Cada actividad empresarial y su cumplimiento, obedece a un calendario específico de la las etapas a efectuar. En materia de educación, la planificación del un ciclo siguiente se elabora desde seis meses antes de su inicio, incluyendo los costes fijos, las inversiones necesarias, los materiales de apoyo, la tecnología necesaria,  y además tomando en consideración la posible fluctuación tanto de intereses, tasa de cambio, aumento por decreto del salario mínimo, y el costo de la canasta básica que acrecienta a una velocidad cada más mas rápida.

Todo presupuesto tiene limite. Son pocas las organizaciones que gozan de tan alto techo de recursos financieros  y que  sin mayor preocupación puedan tomar decisiones de peso. En el mundo educativo guatemalteco,  los centros educativos privados, además de hacer estimados con meses de antelación, deben velar porque la cuota tope asignada  no permita un gasto más allá de la cuota aprobada por el Ministerio de Educación (Mineduc) . Si por alguna razón los costos se elevaran fuera de lo presupuestado, como en cualquier escenario financiero, y cualquier actividad financiera, se debe implementar una reducción en un rubro, o en el último caso, su eliminación, para que los recursos alcancen.

Una ejecución eficiente y eficaz asegura el cumplimiento de lo planeado. En materia educativa, es aseverar que la adquisición del aprendizaje sea de calidad, indistintamente de la definición que se le dé a ese concepto , pues es implícito que la calidad es lo máximo, lo superior, lo que se anhela.

Los elementos positivos que promueven el aprendizaje comprenden una infraestructura digna, incluyendo los servicios sanitarios adecuados, patios de juegos protegidos e idealmente engramados; aulas con pisos, paredes y techos, con iluminación y ventilación natural; pupitres con respaldo y  suficiente espacio entre filas de los mismos; un pizarrón; material didáctico de apoyo y una computadora para el uso del aula. Idealmente los alumnos debieran contar con algún dispositivo electrónico para cada uno, o un laboratorio de computación.

Los parámetros de un aula de calidad se encuentran colgados en la página web de Mineduc, y así deben verse las aulas del sistema educativo.  ¿Si se compara con lo que allí indica y la realidad?

(Descargue el documento aquí   http://www.mineduc.gob.gt/DIGECUR/fileExplorer/fileExplorer.asp?r=/AULA%20DE%20CALIDAD )    

Los recursos docentes son variados y costosos; tanto libros, como plataformas tecnológicas, exigen una fuerte  inversión, y sobre todo mantenimiento. Los programas de software requieren pagos periódicos; y es necesario contar con ancho de banda de Internet suficientemente grande para el uso de los dispositivos tecnológicos. Todo tiene un costo.

Los docentes merecen devengar un salario honorable; necesitan de capacitación constante para estar a la vanguardia de las nuevas tendencias que exigen las destrezas del siglo veintiuno. Este incluye hasta desaprender metodologías anticuadas, para aprender nuevas maneras en la entrega educativa. Todo estas actividades tienen un costo. Y aquí se  contempla una entrega educativa regular; hay distintas modalidades que exigen más inversión para su funcionamiento.

Al leer en los distintos medios de comunicación social,  desde los días 14 y 15 de julio del año en curso sobre  el anuncio del incremento en los salarios de los docentes en el sector público, llama seriamente la atención por otras carencias que en los mismos medios se han demostrado recientemente. Se han observado las aulas sin piso ni techo;  alumnos estudiando al intemperie, no todos, con carencias variadas que frenan la adquisición del aprendizaje.  Al Ministerio de Educación se le otorgó un incremento en su presupuesto, y este debe ser aplicado en los espacios y momentos que necesita con urgencia la educación publica. Sin duda los docentes merecen salarios dignos; pero el aumento en los recursos disponibles deben ir debidamente distribuidos, como se hace cuando se está analizando las necesidades y los recursos disponibles en cualquier situación financiera.

El fin de la educación se expresa claramente en la Ley de Educación Nacional,  Decreto Legislativo 12-91,  con mística y propósito. (https://web.oas.org/childhood/ES/Lists/Recursos%20%20Planes%20Nacionales/Attachments/443/16.%20Ley%20de%20Educación.pdf) La educación busca el desarrollo integral de la persona; el Mineduc debe enfocarse a esa misión, no estar en constante vigilancia de los salarios de los docentes.

La gestión oficial de la calidad educativa debe velar por todos los elementos del proceso educativo; la totalidad los factores crea el ambiente propicio: infraestructura,  material didáctico y docentes, en conjunto. Se repite: todo tiene un costo. El presupuesto debe enfrentar a todas las necesidades del sistema, no solo un aspecto; la niñez guatemalteca lo exige.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

 

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER