Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Qué hay detrás?

Redacción
14 de agosto, 2017

El prefijo de raíz latina vice se antepone a un nombre que indica “cargo que está debajo de” o “persona que suple al que ostenta un cargo”. En el caso del Rector Magnífico de la Universidad de San Carlos, lo sustituye en caso de ausencia temporal el decano más antiguo.

Sucede que en circunstancias especiales las decisiones que corresponden al señor Rector, en las facultades que le confiere la autonomía universitaria, consignada y definida en el decreto de la Junta Revolucionaria de Gobierno que da vida a la Universidad de San Carlos de Guatemala en los últimos setenta y tres años, son tomadas por quien hace sus veces en el espíritu que mueve la autonomía universitaria que le confiere independencia administrativa del gobierno central por definición.

El Señor Presidente Constitucional de Guatemala por Decreto Gubernativo 174-2017 para favorecer la tradición de Jocotenango, primer pueblo indígena trasladado de la Antigua Guatemala a la Nueva Guatemala de la Asunción otorga permiso a los trabajadores del Estado para no laborar hoy 14 de agosto y por efecto fomentar el turismo que es reconocida como la “industria sin chimeneas” que favorece la productividad de Guatemala en una forma totalmente diferente y agradable.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Sin embargo, ese decreto no alcanza a la Universidad de San Carlos de Guatemala. El argumento de asistir o no a la feria de Jocotenango o fomentar el turismo parece ser de poca monta e importancia. Lo que es gravísimo a los ojos de los trabajadores de la Universidad de San Carlos de Guatemala que la expresión autonomía, tal como se concibe y define en la Creación de la Universidad por la Junta Revolucionaria de Gobierno es completa y clara.

Sin embargo la politización y la ubicación del Consejo Superior Universitario y los órganos de dirección han creado una pléyade de burócratas que no distinguen su mano derecha de la izquierda y han olvidado la calidad de funcionario del profesor universitario y del estudiante universitario provocando día tras día una serie de vejámenes que se ventilan a todo nivel en la Contraloría General de Cuentas, en las municipalidades, y en toda institución ajena a la Universidad que en su peor expresión ha sido cooptada por todos los procesos de economía informal que irrumpen todo sentido de academia e investigación.

El caso de retener los honorarios profesionales de los profesores por la decisión antojadiza de un burócrata al no presentar su boleto de ornato, la obligación semestral de actualizarse ante la Contraloría General de Cuentas y la Superintendencia de Administración Tributaria hace caer la dignidad del inter caeteras orbis conspicua guatemmalensis a la ignominia, infamia, deshonor y oprobio a quienes como profesionales egresados de esa casa de estudios juraron defender la autonomía universitaria.

Jurar esa defensa implica conocer la definición y significado de autonomía y velar porque no se insista en servir de vasallos a los órganos que no entienden la libertad sino el oprobio de su plutocracia.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR