27° GUATEMALA
14/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Una de cada tres

Redacción
20 de enero, 2018

El título de hoy viene porque según números de la ONU, una de cada tres mujeres es víctima de violencia en algún momento de su vida. Violencia de cualquier tipo, física, psicológica, sexual o económica. Situaciones que se dan en el día a día por el simple hecho de ser mujer. ¿Las causas? Muchas, desde el machismo hasta la poca acción de las autoridades.

Uno de los casos más sonados últimamente es la denuncia por violencia contra la mujer al futbolista Marco Pappa. La denuncia fue realizada por su pareja, la empresaria Francesca Kennedy, quién además expresa que esa fue la tercera vez que Pappa actuó de forma violenta con ella.  ¿Por qué no lo denunció a la primera? Es una pregunta que solo ella puede responder con certeza, pero en general la mayor parte de las mujeres no realizan sus denuncias por temor a que ocurra algo peor, por las “consecuencias”, por sus hijos, por vergüenza o simplemente porque sin darse cuenta han entrado en un estado anímico tan grave que ya no pueden detectar la violencia como tal.

Y no, la falta de denuncia no tiene nada que ver con la posición económica como puede verse claramente en este caso. Los perfiles de mujeres violentadas se olvidan de esas características y comparten otras situaciones con las que se pueden sentir identificadas.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Y ahora en este mismo momento se habla de cómo ayer, una mujer fue asesinada, por la espalda. Venía de dejar a su hija de 7 años en el colegio. Aunque las cosas aún no están muy claras, todo apunta a ser un “crimen pasional”.

Noticias como estas nos dejan a las mujeres llenas de incertidumbre, alerta y de miedo. De alguna manera siempre terminamos pensando mucho el siguiente paso porque nos han inculcado el miedo y este nos domina y no nos deja actuar libremente. No nos regimos por nosotras mismas, sino que por nuestros miedos.

¿Hasta cuándo vamos a seguir siendo víctimas de la cobardía y del miedo? Cuando llegará el día en el que estemos preparadas para enfrentarnos a estas situaciones y además a exigir que estas terminen. Tengo esperanza en que ese día está cada vez más cerca, porque en cada segundo que pasa hay una de nosotras dándose cuenta, una que decide parar con este ciclo de miedo.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER