17° GUATEMALA
17/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Dormirse en los Laureles

Betty Marroquin
17 de octubre, 2018

Sin lugar a dudas, es sorprendente el giro que ha tenido Guatemala en los últimos meses, desde que el Señor Presidente Constitucional de la República, Lic. Jimmy Morales, tuviera el coraje de decir que no reanudará la corrupta CICIG en el 2019 y que su infame Comisionado, el colombiano Iván Velasquez Gómez, no volverá a pisar tierra guatemalteca. Desde entonces, el colombiano dirige la CICIG a través de una pantalla, esta ha perdido el apoyo de la Administración del Presidente Donald Trump, aunque pataleen una veintena de Congresistas (Representantes y Senadores). Pero todo eso es por ahora.

Sumado a las acciones del Señor Presidente tenemos las acciones de la Señora Fiscal General y Jefe del Ministerio Público, Doctora en Leyes Consuelo Porras, quién está no sólo destapando la podredumbre heredada de la administración Aldana, sino tratando de limpiar y eficientizar un ente politizado y parcializado con la justicia. Tarea dura, pero no imposible y una tecnócrata como la Dra. Porras seguro logrará sacar a todas las ratas que ahí se refugian. La mejor noticia ha sido que investigará varias acciones anómalas de la administración Aldana, entre ellas espero salga el edificio de la desverguenza.

Luego viene la negativa del Ministerio de Relaciones Exteriores de renovar visas y cancelar visas ya renovadas a elementos de la CICIG. Entre ellos, al italiano Vicenzo Caruso, investigador que quedó como un completo inepto ante la Comisión Pesquisidora. Al pseudo (está en duda su título) abogado Luis Fernando Orozco, quién se retrató de cuerpo entero cuando dijo públicamente que él y la CICIG estaban por encima de la Constitución, y luego fue encarado por el testigo estrella en el caso Valdez Paiz quién lo encaró para decir, en su cara, que había sido obligado a mentir en ese caso. Más rata que ese colombiano, difícil. Verdaderamente es una verguenza para quienes profesan la honorable profesión de abogado. También a Cesar Rincón, abogado de CICIG en el caso IGSS Pisa y Botín Registro de la Propiedad, que al igual que Orozco ya tiene más de 10 años en Guatemala. Igual a Yilen Osorio, otra colombiana comunista. A Roque Veliz, investigador uruguayo que secuestró a la jueza Blanca Stalling. Espero le hayan denegado o cancelado la visa al gorila del non grato que mal mató al patojo Zimeri en Futeca de zona 14.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Vemos que los que más se rasgan las vestiduras y quieren aparecer como paladines de la lucha contra la corrupción son los primeros en explotar al Estado, al auto recetarse carros de lujo y guardaespaldas pagados con nuestros impuestos, luego de dejar el cargo público, que no cuesta cinco pesos. Todos de izquierda. Me pregunto si los de derecha que ocuparon esos cargos también se auto recetaron semejantes lujos. Valdría la pena investigar, al igual que el contrato del hijo de Oscar Clemente Marroquín de La Hora, quién desde hace un año es consultor del MP sin estar en Guatemala ni tener las credenciales para ello, devengando un más que suculento salario, y que pagado por el gobierno, ha sido lobista de Thelma Aldana e Iván Velasquez.

También se dejó en suspenso el retiro de la inmunidad al Presidente de la República por la payasada de juicio totalmente politizado que quieren hacerle por financiamiento ilícito de campaña no reportado. Urge que el Congreso enmiende la Ley para dejar claro que es lícito y que no lo es.

Pero a pesar de todo esto, no hay que confiarse. El 6 de noviembre son las elecciones en los Estados Unidos. Está en juego la supremacía Republicana en ambas cámaras, y la batalla por varias curules está difícil. Si ganan los Demócratas en la Cámara de Representantes, es seguro que se hará un impeachment al Presidente Donald J. Trump y en lo que a nosotros concierne, nos impondrán que siga CICIG y son capaces de imponernos que vuelva Velasquez, como condición para la ayuda de los USA. Sería devastador que ganen los Demócratas. Soros sería imparable y pararíamos como quieren. Triunfaría el aborto, la agenda LGBT, la anulación de la presunción de inocencia, triunfarán las locas histéricas que vimos manifestando contra el Juez Kavanaugh. Y todo eso se reflejaría en Guatemala y demás países con tantos intereses puestos en los Estados Unidos. Lo que está en juego es la familia, el derecho a la vida, la libertad, la soberanía y la democracia.

A la fecha, el Senado aún parece que quedará en manos Republicanas. La Cámara de Representantes está más en veremos. Hay varias curules en carreras muy parejas, con los candidatos Demócrata y Republicano en fuerte disputa.

En Guatemala, mientras tanto, debemos exigir al TSE que cancele el acuerdo con la CICIG porque lo último que queremos es que esa entidad tenga ingerencia en las elecciones. El TSE ha sido reconocido internacionalmente como un ente que funciona con eficiencia y limpiamente, no enfrenta aparatos clandestinos de seguridad ni similares, como para justificar que CICIG le pase conocimiento.

Se acerca la hora de hacernos cargo de nuestras instituciones con responsabilidad, y actuar basados firmemente en la Ley. Guatemala es nuestra, no de estos extranjeros. El ente extranjero que quiera apoyar que apoye, eso no es faltar a la soberanía. Atentar contra nuestra soberanía es pretender gobernarnos. Así que pilas compatriotas. No nos durmamos en los Laureles.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR