20° GUATEMALA
28/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Fuera de quicio

Redacción
18 de febrero, 2018

El quicial es el nombre dado a la parte del marco de una puerta en el cual se sujeta la misma ´por medio de bisagras de tal modo que pueda abrirse y cerrarse con facilidad. Si el estado regular de una puerta es estar cerrada, sacar de quicio significa abrir esa puerta o como suele llamarse sacar de quicio. La voz proveniente de resquicio, (que es la grieta entre la cerradura y el marco), de lugar a quicio, sustantivo derivado del latín excrepetiare cuya traducción mas conocida en español es resquebrajarse

De ahí, prestando el término a la Arquitectura, el lenguaje popular lo usa en sentido de ejercer violencia para conseguir un resultado, como en el populismo, lograr la exasperación por medio de sacar una cosa de su regular uso.

Acurrucado en el quicio de la puerta, reflexiono y me auto pregunto ¿cómo el valor semántico de una palabra pueda provocar la evolución del lenguaje? De tal forma que personas cuya lengua materna es el español a partir de la conquista provocada por los pobladores de situados entre Andorra, Francia, Portugal, con el territorio británico de Gibraltar, Marruecos y la compartida isla de los Faisanes y las facerías de Navarra, no pueden hablar de una Real Academia de la Lengua cuando no se sostiene en el lenguaje español como primera acepción que se corresponda directamente con el significado.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Los ibero hablantes por razones de conquista y mestizaje usamos voces que no corresponden necesariamente a la formación cultural. El uso de la palabra como el lugar exacto donde entra la estructura que sujeta la puerta al quicial.

La normativa del uso del lenguaje y la función de emitir reglas corresponde idealmente al individuo y a éste en interacción con los demás. Recuerdo que, en mis años mozos, siendo presidente don José Miguel Ramón Ydigoras Fuentes, el retalteco longevo cuya muerta a once días de cumplir ochenta y siete años, criticado de loco y de payaso, representó a Guatemala en París al concluir la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial, cuyo dominio del lenguaje nunca salió a luz porque vivió momentos que importaban más a la opinión pública que su cultura.

Se recuerda a don José Miguel porque permitió el entrenamiento de cinco mil tropas cubanas anticastristas en la finca La Helvetia, y las pistas aéreas en Petén para invadir la Bahía de Cochinos el 17 de abril de 1961. El derrocamiento de don José Miguel fue por la corrupción y malos manejos del Estado y quienes lo promovían afirmaban que era tiempo de formar un gobierno que sea respetuoso de los derechos humanos y que tenga una política exterior seria y digna.

La AEU de la Universidad de San Carlos de Guatemala, y el Frente Unido del Estudiantado Guatemalteco FUEGO, que representaba a los estudiantes de nivel medio logrando incentivar para que dirigidos por su ministro de la defensa derrocaran al presidente el 30 de marzo de 1963, asumiendo la presidencia con el apoyo de Ernesto Molina Arreaga. Sin embargo el lenguaje queda dormido como la educación en Guatemala.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER