17° GUATEMALA
27/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Criterio de ventanilla

María Dolores Arias
22 de mayo, 2018

Hacer un trámite en una oficina de gobierno puede ser tan fácil o tan difícil como  el poder que posee el burócrata en la ventanilla de servicio. Es decir, la facilidad del trámite en la oficina gubernamental es inversamente proporcional al poder discrecional del burócrata de turno.

La certeza jurídica es un elemento importante para el desarrollo de un país, en el nuestro no es la excepción, es precisamente este elemento lo primero que evalúan los inversionistas. La estabilidad en las reglas del juego, permite a todos, como decían las abuelas,  saber “a qué atenerse”.

La mayoría piensa que la falta de certeza jurídica sólo afecta a los grandes inversionistas, a empresas con millones de dólares invertidos en el país como es el caso de la Minera San Rafael o Exmingua, por solo mencionar algunas. Sin embargo, por muchas razones, a todos nos afecta esta falta de certeza jurídica.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Para empezar, el cambio en las reglas del juego como la suspensión “provisional”, de casi un año, de operaciones de la Minera San Rafael o la suspensión de casi dos años de Exmingua, son un mensaje negativo para quienes desean invertir. Alejar las inversiones, repercute en la falta de creación de riqueza y por consiguiente en la creación de empleos. Cientos de jóvenes pierden oportunidades de trabajar en el país y muchos emigran, principalmente a Estados Unidos, en busca de esos empleos que aquí no encuentran.

Como lo mencioné anteriormente, es un error pensar que no nos afecta la falta de certeza jurídica. Nosotros lo vivimos constantemente en lo que llamo el “criterio de ventanilla”, ¿quién no ha hecho un trámite en alguna oficina de gobierno y le cambian los requisitos del mismo trámite dependiendo del día y la hora?

El “criterio de ventanilla” es el poder que tiene cualquier burócrata de hacerte la vida de “cuadritos” ya sea porque se le pega la gana, o porque quiere extorsionarte, o porque puede. Pero, ¿cómo obtiene tanto poder? Pues lo adquiere de las leyes o reglamentos que se aprueban por “nuestro bien”.

Por lo general, cuando la gestión es engorrosa, complicada y con amplio poder discrecional del burócrata surge el “oficio de tramitador”.   Ellos, son la consecuencia de trámites complicados y del “criterio de ventanilla”, es el reflejo de la necesidad de “especializarse”  en esas diligencias para poder desenmarañarla.

El perseguir y castigar al tramitador es un sinsentido, ellos sólo satisfacen la necesidad del usuario de hacer eficiente el proceso. Mientras no se simplifique, no se reduzca el poder del burócrata y no se utilicen sistemas digitales que lo hagan transparente, los tramitadores seguirán operando. Caso muy diferente son aquellos que se hacen pasar por tramitadores y extorsionan o estafan a los ciudadanos.

La falta de certeza jurídica nos afecta a todos, ya sea por el “criterio de ventanilla”, por resoluciones judiciales en aparente contradicción o por el retraso injustificado, pareciera doloso, en las resoluciones. Tan nefasto para nuestro país es la falta de certeza jurídica en la Cortes como en el “criterio de ventanilla”.  

El “criterio de ventanilla” y los tramitadores son sólo la consecuencia de la falta de certeza jurídica en un sistema de tramitología compleja, por no decir, arbitraria.

@Md30

Facebook.com/Mda30

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER