18° GUATEMALA
21/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Guatemala, feliz

Redacción
10 de septiembre, 2018

La felicidad de un pueblo depende de su propia situación en el mundo. Semana a semana arriban a Guatemala centenares de guatemaltecos que, en su recorrer en el mundo, no logran la tan ansiada felicidad. Son deportados por el mismo pueblo que en los inicios de la segunda mitad de siglo XX inició un vasto operativo a través de la Agencia Central de Inteligencia para truncar la productividad, que solo fue posible después de 1989 cuando Mijaíl Sergeyevich Gorbachov, entonces secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética desde 1988 hasta 1991. En aquel país, la generación komsomoi proveyeron de hombres de negocios que luego del uskoréniye, glasnost y perestroika que entre otras cosas marcaron la retirada soviética de la guerra de Afganistán y la mediación española de la inserción en la Comunidad Económica Europea. Estos acontecimientos terminaron la confrontación Este-Oeste.

Los felices poseen justicia y temperancia y los infelices la maldad. Las personas felices poseen tres tipos de bienes: bienes exteriores, bienes corporales y bienes del alma. Los primeros son instrumentales, tienen un límite, fuera del cual se vuelven perjudícales para quien los posee. La felicidad espiritual opera a la inversa. Entre mas abundantes, mas beneficiosos para la persona humana. La felicidad es más accesible en Guatemala, que sin tener tantos bienes materiales (instrumentales), tiene una población que se basta a si misma en un sentido del alcance de la propia felicidad.

Esa felicidad del guatemalteco, de carácter individualista se convirtió, por decisión de la Organización de las Naciones Unidas y el gobierno de los Estados Unidos de América en actos ilegales que fueron perseguidos con maldad por la Comisión Internacional contra la Impunidad. Esta comisión fue orquestada por una parte del sector privado que controla la producción de productos básicos en contra de las acciones de carteles nacionales que pretendían empobrecer la paupérrima vida de quienes contribuyeron a forjar la integración de sus acciones individuales en la producción internacional. Oscar Berger pasa a la historia de Guatemala como el presidente que al oído de seudo empresarios mercantilistas forjaron una maquinaria de intervención similar a la que ha logrado la diplomacia estadounidense alrededor del mundo y retraso por más de tres décadas el comercio mundial, convirtiendo a Guatemala en su patio trasero.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La felicidad de Guatemala depende de si misma. La retienen los aventajados en acciones positivas para el país y la deterioran los insensatos que creen que solo saben extender la mano para que extranjeros les den migajas a cambio de un control social que produce infelicidad y polarización ciudadana. La Universidad de San Carlos de Guatemala, su rector, su Consejo Superior Universitario, sus asociaciones son manipuladas porque solo saben poner la mano para recibir las limosnas de la vida social sin ser productivas.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER