18° GUATEMALA
03/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Licencia de cartón

María Dolores Arias
11 de diciembre, 2019

La decisión de la Junta de Licitación del Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil, PNC, de rechazar la oferta de la empresa Mayoreo de Computación, Maycom, para emitir las licencias de manejo ha generado muchas interrogantes al respecto.

Estas dudas van desde la desconfianza en cuanto a la forma y tiempo en que se hizo la licitación, las dudas con respecto a las causas del rechazo de la oferta, hasta la incertidumbre respecto al proceso para la emisión de licencias a partir del próximo año.

Esto último ha hecho que muchos, al igual que yo, acudan a las instalaciones de Maycompara renovar su licencia, aunque esta aún no haya vencido. Mi experiencia en esta renovación anticipada y casi forzada, por decisiones burocráticas, fue buena si tomamos en cuenta que había casi 100 personas haciendo el trámite y que obtener mi licencia me llevó aproximadamente una hora. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Así que mientras estaba en la fila para registrar mis datos, pensaba en la demanda artificial creada por el mismo gobierno al dar a conocer su plan de contingencia ante la no adjudicación del concurso, reflexionaba sobre la cantidad de horas productivas que se invertían en este trámite y me imaginaba cómo sería el servicio si estuviera a cargo del gobierno.

Observé que debido a que los incentivos están bien alineados en la prestación del servicio, es de interés de la empresa que se atiendan al mayor número de personas ya que estos representan ingresos. A mayor emisión de licencias, mayor es la cantidad que ingresa por este servicio y por consiguiente los procesos se alinean para lograr este objetivo. 

Sucede todo lo contrario cuando es el gobierno quien ofrece el servicio, que por cierto pasa de ofrecer un servicio a “hacer el favor” de atender al usuario. Los incentivos no están alineados para ofrecer un buen servicio, por ejemplo: el pago de los gastos de operación, entre ellos el de nóminas, no depende del servicio que ofrecen, sino que están asegurados por los impuestos. Es decir, sus ingresos no dependerían de la calidad del servicio ni del número de licencias emitidas.

El plan del Departamento de Tránsito de la PNC para resolver el problema de la emisión de licencias de conducción básicamente consiste en que los certificados que emiten las academias tengan la validez de una licencia hasta que se adjudique el servicio. Sin embargo, ¿acaso no ha sido una queja constante la negligencia de algunas de estas escuelas certificadas de manejo? ¿Olvidan las denuncias de venta de licencias irregulares en las academias? ¿o la falsificación de estos certificados?

En cuanto a la renovación de licencias, la solución es solicitar al Congreso que emita una Ley de moratoria con vigencia de un año para que puedan circular con la licencia vencida sin mayores problemas, pero ¿qué pasa si viaja fuera del país y quiere rentar un vehículo? ¿Qué pasará con aquellos que manejen con licencia vencida antes de que se apruebe esta moratoria? ¿Cuánto tiempo tomará aprobar esta Ley?

Espero que esta “crisis”, creada por el gobierno, se solucione antes del vencimiento del actual contrato, que esta solución sea apegada a la Ley, es decir, de forma transparente donde las bases sean claras y abiertas a la competencia para que se adjudique a la mejor propuesta para no regresar a procesos arcaicos de licencias de cartón.

Si queremos avanzar en la generación de riqueza, se deben simplificar los trámites a tal grado que la corrupción o extorsión no tengan sentido.  Ojalá que la emisión de licencias de conducir no pase a la lista de trámites engorrosos como ahora lo son el DPI, o la emisión del pasaporte, por sólo mencionar algunos. 

@Md30

Facebook.com/Mda30

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER