22° GUATEMALA
25/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Burócratas pedigüeños

María Dolores Arias
22 de enero, 2020

Como ya lo habían anunciado en su momento, las autoridades designadas, la solicitud de ampliación presupuestaria era sólo cuestión de tiempo. Según ellos, debido a que no se había aprobado el presupuesto propuesto para el 2020 por Q91,900 millones, entonces tendrían que readecuar y solicitar una ampliación del mismo.

La iniciativa de ampliación presupuestaria que pretende presentar el Ministro de Finanzas, es de alrededor de Q6,000 millones, con esto el presupuesto llegaría a los Q91,700 millones. Las razones que argumenta el ministro para dicha solicitud a los diputados en el Congreso es que necesitan parte de ese dinero para pagar los gastos de los ministerios de Educación, Salud y Gobernación.

Según la información que circuló al respecto este dinero serviría, entre otras cosas, para financiar los pactos colectivos firmados con lo gremios de Educación y Salud, así como el aumento a los elementos de la Policía Nacional Civil, PNC.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Cuando un burócrata solicita el aumento del presupuesto vigente surgen varias preguntas al respecto como, por ejemplo: ¿para qué se necesita más dinero? ¿cómo se va a financiar dicho incremento? ¿realmente es necesario el aumento o se puede readecuar los recursos?

A la primera pregunta de para qué más dinero, es importante que los burócratas aclaren el destino de estos recursos, así como los candados para transparentar el uso de estos recursos, pero lo más importante es determinar si es necesario ese gasto.  Es decir, ¿es un gasto legítimo? ¿O es el resultado del malgasto, despilfarro o corrupción?  

En el caso del pago de salarios por la firma “irresponsable” de pactos colectivos, vale la pena cuestionar si las condiciones de estos pactos son razonables y acordes a la realidad de las finanzas del gobierno. Cabe recordar que, en el caso del magisterio, la firma del pacto colectivo de trabajo se negoció después de una marcha, que se negociaron aumentos anuales generales sin tomar en cuenta el rendimiento de los profesores en lo individual. Entonces ¿tiene sentido endeudarnos para financiar este tipo de gastos?

Otro punto por considerar en las ampliaciones presupuestarias es el financiamiento de este, ¿se financia con deuda o por un incremento en la recaudación presupuestada? No es lo mismo pedir fiado para después pagarlo con más impuestos que financiar el aumento con ingresos fiscales por una mejora en la economía y por ende en la recaudación.

Pienso que antes de siquiera considerar cualquier aumento en el gasto público, primero se debería evaluar la calidad del gasto. Revisar cuánto despilfarro e ineficiencia hay en el gasto público, además de la sobrevaloración y corrupción en obras de infraestructura, compra de insumos, plazas fantasmas, etc.; para así poder readecuar de forma más eficiente los recursos del tributario.

Es importante que siempre recuerde que el gasto público se financia con su dinero a través de los impuestos.  Ludwig von Mises, explica la relación inversamente proporcional entre el gasto público y el gasto del tributario de la siguiente manera: “Mientras más gasta el gobierno, menos puede gastar el ciudadano. Las obras públicas no se hacen con el poder milagroso de una varita mágica. Son pagadas con los fondos arrancados a los ciudadanos”.

Los burócratas pedigüeños cuentan con la resignación del tributario a pagar más impuestos, cuentan con que usted de por hecho que no es posible exigir un presupuesto balanceado y transparencia en la rendición de cuentas. Los burócratas pedigüeños siempre han existido y existirán, de usted depende identificarlos y descubrir las falacias con las cuales le solicitan que les entregue cada vez más dinero.

@Md30

Facebook.com/Mda30 


SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER