20° GUATEMALA
25/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Otro bendito paso a desnivel (y la supuesta inclusión)

Redacción
21 de abril, 2021

La inauguración del paso a desnivel “La Marimba”, en zona 15 en el que se invirtieron Q11  millones, ha generado polémica. Y es que, nuevamente, se trata de otro paso a desnivel más en  una ciudad que sucumbe ante el tráfico, la ineficiencia y el desorden.  

Me explico.  

Según datos revelados por la Municipalidad de Guatemala, por la zona en donde fue inaugurado  el desnivel transitan miles de automovilistas, quienes con el nuevo paso reducirán unos 30  minutos en el tráfico. Hace una semana, también fue inaugurado otro paso a desnivel, llamado La Ceiba, en la misma zona sobre la 14 avenida y bulevar Vista Hermosa. Por la zona —Cayalá y  alrededores— se han construido otros tres. Pero el problema es el mismo de siempre: las  medidas que se implementan en esta ciudad son exclusivamente para los conductores de  automóviles. Y a mí, a pesar de ser uno de ellos, me parece injusto y poco estratégico. El  problema central del tráfico está en el exceso de automóviles que circulan por rutas que no  fueron diseñadas para la sobrecarga vehicular, pues su concepción original carece de un plan  estructural de ciudad moderna. Construir más pasos a desnivel solamente incentivará la  conducción del automóvil y será más de lo mismo: un parche sobre un pantalón que ya no sirve,  que no se ve bien y que está fuera de moda. Y si no me creen, aquí algunos ejemplos.  ¿Recuerdan los tres pasos a desnivel que se hicieron en la ruta de Carretera a El Salvador?  Solucionaron el tráfico por algunos años. Hoy intente usted transitar por esa ruta sin tráfico y verá  cómo la inversión millonaria que se hizo ya no significa nada. Lo mismo con el paso a desnivel de  Muxbal, o el de Santa Rosalía, el del Obelisco y no se diga el Trébol de Vista Hermosa, entre  tantos otros.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El problema de la sobrecarga vehicular en una ciudad desorganizada se soluciona apostando por  más urbanismo y por diversificar la oferta de transporte: más ciclovías, más espacios peatonales  y un sistema de transporte público seguro, limpio, accesible y con cobertura general. No solo lo  digo yo, que no soy ni arquitecto ni desarrollador ni urbanista. Lo dicen, precisamente, ellos. ¿Por  qué nadie escucha a los expertos? 

Y por si fuera poco, el paso a desnivel incluye una frase escrita en braille —un sistema de lectura  y escritura táctil pensado para personas ciegas —que reza “Guatemala somos todos”. Pero la frase no puede ser leída ni por los ciegos —porque está en las  paredes del paso a desnivel y está elaborada con boyas metálicas de tránsito— ni por resto de  personas que no son ciegas, pues tampoco la comprenden porque no leen braille y porque están  ocupados conduciendo. No dudo de las buenas intenciones de la artista, pero el problema está en que se pensó en la obra como un adorno con un bonito mensaje pero fracasa en todo sentido. La artista ha revelado que su obra aboga  por la inclusión a los ciegos, pero está en un paso a desnivel que ha sido construido para  automovilistas —ni ciclistas, ni transeúntes— que conducen porque, precisamente, no son  ciegos. ¿Se dan cuenta del fracaso del mensaje y de lo poco inclusivo que es?  

Para mí la inclusión es la que valora y respeta todas las capacidades que cohabitan en un  espacio diverso, bajo la premisa de que nos enriquecemos en nuestras diferencias. Y sobre todo,  la inclusión es crear las bases y abrir los caminos para que todos podamos tener acceso a  oportunidades para desarrollarnos y superarnos. Inclusión es construir una ciudad para todos:  para ciegos, mudos, sordos, personas con necesidades especiales y con discapacidades físicas,  ciclistas, transeúntes, pobres, ricos, hombres, mujeres, niños, ancianos, extranjeros, árboles,  plantas y animales. Y este concepto de inclusión también debería estar ahí, es los despachos de  las autoridades para que comprendan las verdaderas necesidades de la población y estén  dispuestas a hacer a un lado los compromisos políticos e incentivos económicos, para poner al  frente a los verdaderos protagonistas de la ciudad: sus ciudadanos. Y me refiero a todos sus  ciudadanos, no solo a los que conducen automóvil y no son ciegos.  

@jdgodoyes

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER